Fran, Conchi y Álvaro, los cordobeses que han brillado en la mayor exposición europea de joyería

Finalistas en la feria de joyería de Vicenza | MADERO CUBERO

Se llaman Francisco Luque, Conchi Fernández y Álvaro Larrosa. Son joyeros cordobeses que de la mano de la Escuela de Joyería de Córdoba han sorprendido nada más y nada menos que en Vicenza Oro, la mayor exposición europea de joyería celebrada en Italia. Por cuarta vez, la empresa Progold puso en marcha un concurso internacional de diseño para seleccionar las mejores joyas impresas en una nueva técnica 3D. Y los tres cordobeses han acabado finalistas.

Sin duda alguna, la feria Vicenza Oro es uno de los mejores escaparates para los joyeros ya que durante unos días se rodean de lo mejor del sector de un floreciente mercado de lujo. El reto para estos joyeros ha sido realmente apasionante ya que las bases del certamen eran muy estrictas y la temática de las joyerías debía girar en torno al cambio climático. Además, representar a la Escuela de Joyería de Córdoba ha sido una responsabilidad añadida al haber sido catalogada recientemente como Centro Nacional de Referencia para Joyería.

Aunque estos cordobeses no son estudiantes de la Escuela, sí lo han sido en sus inicios y acuden a ella con asiduidad tanto para continuar su formación como para dar clase. Francisco ha estado tres meses en la escuela y otros tres junto a un diseñador, Álvaro, otro de los finalistas en el concurso. Empezó en el mundo de la joyería hace diez años, aunque había sido tornero y fresador, y ya tiene en su trayectoria haber participado en este certamen, al que presentó un anillo con un diseño de pulpo, haciendo alusión al peligro de extinción que corren estos animales ante el incremento de residuos en los mares. La pasión por la joyería le viene desde la cuna por haber visto trabajar a su padre, Paquito Luque, un joyero e histórico del Carnaval de Córdoba que falleció en febrero de 2019.

Por otro lado, Conchi presentó el brazalete Eolo inspirado en el aire limpio. A pesar del desafío que ha supuesto este concurso, esta joyera ha jugado con cierta ventaja ya que es una “apasionada de la naturaleza y la mejor fuente de inspiración” para su firma, Kukka. Fue una alumna muy temprana de la Escuela ya que se formó en la segunda promoción, en el año 2000, y ha sido galardonada en concursos realizados en Rusia o Las Vegas. Siempre ha trabajado para diferentes compañías hasta que hace cuatro años decidió montar su propia empresa y afrontar con estoicidad “los duros momentos que atraviesa el sector”, explica Conchi, debido “a la subida del precio de los metales y a las crisis políticas en todo el mundo”.

Por último, Álvaro -que entró en la Escuela en 1997- también ha participado anteriormente en otros certámenes, como los de Londres o Rusia, e incluso ha ganado en Las Vegas. Después de trabajar para una empresa durante 17 años decidió, al igual que Conchi, montar su propio negocio con el que está consiguiendo crecer en el sector y difundir su trabajo. Para el concurso de Progold, este cordobés realizó una pulsera como reclamo de una mayor protección de los océanos.

Este escaparate internacional de oro y joyería que supone Vicenza Oro es el show más grande en Europa de Oro y Joyería y un auténtico Business Hub para la industria, capaz de reunir a los diferentes agentes más importantes en el mundo del oro y la joyería, habiendo recibido en las últimas ediciones más de 30.000 visitas.

Etiquetas
stats