¿Faltan jornaleros para el olivar? Los empresarios dicen que sí y los sindicatos que no

Dos jornaleras trabajan en un olivar | MADERO CUBERO

En los tajos del campo cordobés hay debate. ¿Hacen falta más jornaleros? ¿Hay que activar, de nuevo, el contingente de temporeros extranjeros? Depende de a quien se pregunte, la respuesta es una u otra. Pero hay hasta una tercera vía. Desde algunas cooperativas, especialmente las del Norte, y en patronales agrícolas se destaca que en esta campaña de la aceituna está habiendo verdaderos problemas para encontrar a jornaleros. Sin embargo, los sindicatos lo rechazan. Este mismo martes, el responsable de Inmigración de CCOO, Said Faz, rechazó, un año más, que la provincia necesite un contingente extraordinario de trabajadores extranjeros, como ocurre en Huelva o Jaén. El debate está servido.

Rafael Sánchez de Puerta, de Cooperativas Agrícolas del Sur, declaró este mismo domingo a Diario Córdoba la necesidad de activar ese contingente de extranjeros. Desde la patronal agraria Asaja se ha puesto el foco en algunos tajos, que no funcionan a pleno rendimiento. Desde los sindicatos se niega el problema y se alude a un conflicto: muchos empresarios no quieren pagar el salario marcado por el convenio. Pero otras fuentes, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, aluden a otro problema administrativo, que es la pescadilla que se muerde la cola.

Los contratos en el campo cordobés se suelen realizar por jornales. Raro es el jornalero contratado por meses completos, más allá de los habituales que trabajan en cortijos. Se trabaja, como desde el siglo XIX, hasta que se acaba la labor. Después, es despedido. La ley laboral penaliza este tipo de contratos tan temporales. Hay muchos jornaleros a los que no le salen las cuentas. Pueden trabajar diez días y perder de esa manera el derecho al subsidio de un mes entero. O pueden trabajar un día concreto y pasar al último puesto en la lista del paro... y estar sin trabajar ni cobrar el subsidio durante meses.

Según estos funcionarios, que prefieren mantener el anonimato, "a muchos no le salen las cuentas". "Y eso es lo que está provocando el problema en el campo, aparte de algunos convenios", señalan.

"Hay trabajadores", dijo Said Fax. "No es cierto que los trabajadores españoles no quieran trabajar en el campo, lo que la gente no quiere es trabajar por debajo del convenio", aclaró Marina Borrego quien criticó que los empresarios que insisten en decir que falta mano de obra en el campo son aquellos que quieren mano de obra barata, gente que trabaje 8 ó 10 horas, cuando el convenio marca seis, y gente que trabaje a destajo.

Said Faz añadió que "no puede ser que los empresarios digan que faltan inmigrantes en el campo para trabajar pero luego se lance el mensaje de que sobran personas inmigrantes. Algo falla". Según Faz, esta es la clase de mensajes infundados que se lanzan porque "la clase política no ha sabido resolver los problemas de la ciudadanía y han encontrado en el discurso del miedo, del odio la mejor forma para culpabilizar a unas personas que vienen aquí a trabajar como culpables de todos los problemas que está viviendo la ciudadanía y es lamentable que en una democracia como esta este se intente perseguir a personas por su color de piel, por su nacionalidad o por su credo".

Sobre esta cuestión, los representantes sindicales dejaron claro que CCOO seguirá rechazando el contingente agrícola en tanto la provincia siga padeciendo las cifras de desempleo actuales y se seguirá persiguiendo los incumplimientos del convenio y otros fraudes en el campo.

Etiquetas
Publicado el
19 de diciembre de 2018 - 03:44 h