La eliminación de unidades levanta a los colegios en defensa de la educación pública

Manifestantes en defensa de la educación pública en una imagen de archivo | TONI BLANCO

La intención de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de suprimir unidades en distintos colegios públicos de Córdoba ha levantado a los centros en defensa de la educación pública. Distintos colegios de la capital cordobesa vienen alertando desde hace unos días sobre el hecho de que, antes de conocer las solicitudes de escolarización que tenían, la administración ya había dispuesto la supresión de distintas unidades en centros educativos públicos. Y, contra eso, las quejas de los centros y la de las AMPAS, han confluido en una protesta que saldrá a la calle esta misma semana.

“No dejaremos que acaben con la #EscuelaPública, ayer nos enteramos, nunca de manera oficial, que nos 'roban' una unidad de 3 años contando con 30 solicitudes, se ha vulnerado el derecho de los padres que habían elegido nuestro centro”. “Una unidad de 3 años menos en nuestro centro para el próximo curso. Sin adjudicar subsidiarios y con 25 solicitudes prioritarias. En la zona un centro concertado con 19 solicitudes de 3 años y dos unidades”.

Esas son algunas de las quejas que se han podido leer estos días en las cuentas de redes sociales de los centros educativos y que reflejan el sentir de los equipos directivos, del profesorado y de madres y padres de alumnos ante la eliminación de aulas en sus centros. El CEIP Algafequi, el CEIP Caballeros de Santiago, el CEIP Concepción Arenal, el CEIP Hernán Ruiz, el CEIP Joaquín Tena Artigas, el CEIP Juan de Mena o el CEIP José de la Torre y el Cerro son algunos de los centros públicos directamente afectados por esta supresión de unidades y que han levantado la voz para hacer que Educación rectifique.

Supresión de unidades con alumnos suficientes

“Están coartando la libertad de las familias de elegir su colegio público”. Quien así se expresa es el director del CEIP Hernán Ruiz, Rafael Castro, que explica cómo “en febrero, cuando se realiza la primera estimación de unidades para el curso siguiente, ya supimos que querían suprimir unidades en nuestro centro”. Se refiere a una unidad para niños de 3 años y a otra unidad de 1º de Primaria. Y esa determinación de eliminar las unidades se hizo “sin datos”, antes de cualquier proceso de escolarización y de conocer las solicitudes que tendrían el centro, denuncia, cuando el centro esperaba escolares sufientes para mantener las aulas.

Es más, en el caso de este centro -explica-, se da el “agravante” de que ni siquiera tendrían cabida ahora todos los escolares por adscripción, provenientes de la Escuela Infantil Cruz de Juárez, donde hay 14 pequeños y, con la supresión, ya se dejaría fuera a dos familias.

“No pedimos que creen plazas, pero que no se supriman, que las mantengan”, defiende en aras de la “libre elección” de las familias del colegio público que tienen en su entorno. “Esto es una lucha constante con la administración”, denuncia y pone el foco también en la actual situación provocada por el coronavirus, donde se recomienda reducir los grupos, cosa que no se conseguiría eliminando aulas y reuniendo a todos los alumnos en una sola unidad. Por todo ello, dice, es necesaria la protesta convocada para este jueves 25 de junio, por “luchar por mejorar la educación pública”.

“Siempre se quitan en la pública, nunca en la concertada”

En una situación similar está el CEIP Concepción Arenal, cuyo director, Rafael Luque, denuncia que “siempre se quitan unidades en la pública, nunca en la concertada”. En su centro, critican que se hayan enterado de manera “no oficial” y también en mitad del proceso de escolarización, sin contar con todas las solicitudes para evaluar si efectivamente es necesaria la supresión de la unidad de 3 años que le han comunicado.

“Íbamos a llegar a 30 alumnos, pero al hacer el anuncio de suprimir una unidad en mitad del proceso, nos quedaremos en 25 y se tendrán que recolocar el resto” de alumnos, “vulnerando el derecho de elección” de centro. Denuncia, asimismo, cómo un colegio concertado en la misma zona cuenta con 19 solicitudes y sí se le mantienen las dos unidades de niños de 3 años. Es una manera, dice, de la Junta de Andalucía de “apostar por la concertada”.

Por casos así, que enumeran los directores y profesores de todos los centros públicos afectados, desde las AMPA de cada uno de ellos se han unido en una protesta que han llevado a las redes sociales para recoger firmas -ya llevan 5.000 en dos días- y que también saldrá a manifestar la defensa de la educación pública en una manifestación el 25 de junio a las 19:30 ante la Delegación de Educación, siguiendo las normas de seguridad y distancia que impone el Covid-19.

“No al cierre de aulas”

“No al cierre de aulas”. Con ese lema, además, las AMPAS de los colegios ya han recogido en change.org más de 5.000 firmas para apoyar su reivindicación. Según han informado en una nota, padres y madres de colegios cordobeses, junto a docentes de la escuela pública denuncian así la decisión del consejero de Educación, Javier Imbroda, de cerrar aulas exclusivamente en colegios públicos a pesar de que existe demanda de plazas.

Las AMPA de los colegios citados, además de FAPA Ágora Córdoba y un amplio colectivo de profesionales de la enseñanza rechazan el cierre de líneas en estos centros y denuncian que la Delegación Territorial de Educación les impide realizar nuevas matriculaciones. “Esto supone la pérdida de líneas para estos centros y que, en un mismo aula, tenga que convivir alumnado de distintos niveles educativos”.

Este hecho, denuncian, ha ocasionado que muchas familias descarten estos colegios por miedo a enfrentarse a procesos de escolarización más largos y angustiosos. En cambio, otras han optado por ellos: padres y madres que reclaman su derecho a la “libre elección de centro”, tan publicitado por el consejero estos pasados meses.

Y subrayan que estas situaciones se dan únicamente en los centros públicos, no así en los concertados donde no se ha desestimado ninguna solicitud de matrícula.

Por ello, con el lema Quiero elegir mi cole público. No al cierre de aulas han iniciado un calendario de acciones reivindicativas en contra de este recorte en la educación pública. Además de la recogida de firmas,  convocan a colectivos, asociaciones y movimientos sociales, además de a la comunidad educativa, contra los recortes de unidades en la educación pública.

“Este colectivo tan heterogéneo, presente en casi todos los barrios de Córdoba e incluso en la provincia, quiere así evidenciar que se están vulnerando derechos de las familias y el alumnado. Aún más cuando defienden que en este periodo tan excepcional, tanto la sanidad como la educación públicas, son los pilares de una sociedad democrática que debe garantizar la igualdad de oportunidades”, concluyen.

Etiquetas
stats