Detienen al comisario cordobés Villarejo por cohecho y blanqueo de capitales

El comisario Villarejo, en un momento de la entrevista al programa 'Salvados' | LA SEXTA

El comisario de la Policía Nacional recientemente jubilado José Manuel Villarejo ha sido detenido en la mañana de este viernes. Los delitos de los que es acusado y por lo que ha tenido lugar dicha intervención son los de cohecho, organización criminal, blanqueo de capitales y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Así lo han publicado los medios nacionales, entre ellos El País, que detalla que el arresto se ha efectuado dentro de una operación llevada a cabo por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional. Junto a Villarejo, natural de la localidad de El Carpio, han sido detenidas otras personas, como su propia esposa, Gemma Isabel Alcalá, o Carlos Salamanca, que fue comisario del Aeropuerto de Barajas.

El polémico comisario cordobés ha sido arrestado, al igual que el otro miembro de la Policía Nacional, porque presuntamente recibió dinero “a cambio de la prestación de servicios especializados de inteligencia, y de facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio español”. Así lo expone la Fiscalía Anticorrupción en una nota que ha citado El País. En el marco de esta operación también se han practicado registros en Madrid, Málaga y Valencia.

Las indagaciones que han tenido como resultado la detención de Villarejo se han efectuado de forma conjunta con la Fiscalía Anticorrupción han sido supervisadas por el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que dirige Manuel García Castellón. Precisamente a su disposición serán puestos los arrestados. Con esta operación, apunta Anticorrupción en su comunicado, se pretende poner fin a “una organización criminal cuyo principal objetivo es la reintroducción en España, y otros países de la Unión Europea, de fondos procedentes de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción internacional en los negocios”.

Para la intervención policial, los agentes han registrado las oficinas de Villarejo en la Torre Picasso de Madrid y su domicilio en la localidad de Boadilla del Monte. La Fiscalía considera que tanto él como el comisario Salamanca, investigados en la llamada Operación Tándem, se han prevalido de las funciones de sus cargos, “especialmente sensibles para la seguridad nacional”, para obtener prebendas de diversa índole a cambio de favores policiales. Ejemplos como “la prestación de servicios especializados de inteligencia” o “facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio español”.

Éste no es el único frente que tiene abierto el comisario cordobés, de 66 años. En la actualidad también es investigado en los juzgados de Plaza de Castilla por su presunta relación con una grabación en octubre de 2014 a policías y agentes del CNI en el marco del caso del pequeño Nicolás.

Etiquetas
stats