Detenido tras un altercado con un policía en el Juan XXIII

.
La Policía Local arrestó el lunes por la noche a un joven que empujó a un agente tras negar su entrada en el local, que había sido denunciado por vecinos por la música | Desde el Círculo Juan XXIII niegan los hechos y aseguran que hubo "actitud autoritaria" de la Policía Local

La Policía Local de Córdoba ha detenido a un joven de unos 30 años tras un altercado en las puertas de la sede del Círculo Cultural Juan XXIII, según han confirmado fuentes del cuerpo municipal. Las fuentes han asegurado que los hechos ocurrieron en la noche del pasado lunes, cuando los agentes acudieron al Juan XXIII tras la denuncia de varios vecinos por la música.

Según el atestado policial, los agentes llegaron al local en la calle La Palma y allí, tras identificarse, quisieron acceder al interior para comprobar el nivel de la música. Según el testimonio de los agentes, un joven se interpuso y les dijo que se trataba de una vivienda privada, por lo que no podían entrar. Después, inició un forcejeo con uno de los policías, siempre según su testimonio, por lo que acabó siendo detenido.

El joven pasó la noche en dependencias policiales, donde se le tomó declaración. Al día siguiente fue puesto a disposición del Juzgado de Guardia, que lo puso en libertad, pero con cargos, señalaron las fuentes.

Desde el Círculo Cultural Juan XXIII aseguran que los hechos son muy diferentes a lo que señala el atestado policial. Según relatan en su página de Facebook, los hechos, siempre según su versión, ocurrieron de la siguiente manera: "Sobre las 23:00, estando varias personas en la cantina de la sede y escuchando música clásica a través del móvil, entraron dos policías locales en actitud autoritaria, preguntando que sitio era ése, qué hacían esas personas y quién regentaba dicho lugar. En ese momento, Javier Morillo, como presidente y representante de la Asociación, les explicó que los presentes eran socios y afines y estaban tomando una cerveza y escuchando música".

En ese momento, y según la versión del Círculo Juan XXIII, "uno de los policías conminó a Javier a identificarse, a lo que le contestó que se trataba de una asociación, de un recinto cerrado y privado, que no había ninguna situación de anormalidad delictiva y que no tenían por qué exigirle la identificación dentro de la sede, y tal como en Asamblea tiene acordada la Asociación C.C. Juan XXIII, que les mostraría la documentación tanto de la Asociación como la suya propia en la puerta de la calle, dirigiéndose a la salida".

"Al salir de la cantina al patio, lo llevaron a empujones hasta la calle. Allí lo tiraron al suelo boca abajo, lo esposaron con violencia, con insultos y causándole algunas lesiones menores. Lo introdujeron en el coche patrulla y se lo llevaron detenido. También el socio y secretario del C.C. Juan XXIII que estaba presente fue amenazado con ser detenido si no entraba dentro de la sede y cesaba sus protestas en contra de la situación tan esperpéntica que estaba viviendo en ese momento", concluye el comunicado. El Círculo Juan XXIII informa de que el joven ya ha sido acusado en el Juzgado de "un delito de resistencia, otro contra el orden público y un tercero de desobediencia grave a agentes de la autoridad".

Etiquetas
stats