Una década después de la gran riada que anegó 150 casas y obligó a desalojar a 700 personas

Vista aérea de Guadalvalle, tras las inundaciones de 2013 que también afectaron a la parcelación | AZORSL.COM

https://youtu. be/qCcUwrcGLOw

El 23 de febrero de 2010, el Guadalquivir creció y creció. Semanas de lluvias y una gestión de los embalses de la cuenca un tanto caótica provocó una riada histórica. No fue hasta el 26 de febrero de 2010, hace ahora diez años, cuando se comprobó la magnitud de la riada. Ese día, el río comenzó a bajar de caudal y el Ayuntamiento comenzó a evaluar de una manera concreta los daños provocados por aquella inmensa riada: 150 viviendas, la mayoría irregulares, anegadas total o parcialmente, y 700 personas desalojadas.

Una década después, el riesgo de riada sigue siendo prácticamente el mismo. Hace diez años, el Guadalquivir alcanzó un caudal histórico, pero ni mucho menos el más alto de su historia reciente. En 2010, el caudal máximo del Guadalquivir a su paso por Córdoba fue de 2.100 metros cúbicos por segundo. En 1963, cuando el río inundó todo el Campo de la Verdad, el Guadalquivir alcanzó un caudal de más de 5.000 metros cúbicos por segundo a su paso por Córdoba. Con ese hipotético caudal, en 2010 en vez de 150 habrían sido miles las viviendas anegadas. Y probablemente decenas de miles los cordobeses afectados.

El Ayuntamiento inició prácticamente en solitario un plan especial de limpieza y ayuda a esas 150 viviendas y 700 personas desalojadas. Los trabajos se centraron en el entorno del Aeropuerto de Córdoba, donde el equipo de gobierno de entonces llegó, incluso, a celebrar reuniones de coordinación. Las parcelaciones de la Altea y Guadalvalle se llevaron la peor parte. Sus vecinos lo perdieron todo. La mayoría pudo regresar a sus casas, que siguen habitadas a pesar de que técnicamente son irregulares y tienen prácticamente imposible su regularización.

Los trabajos de limpieza duraron hasta el 19 de abril de 2010. En esos meses, se tuvieron que retirar cerca de 937.000 kilos de residuo de obra y unos 234.000 metros cúbicos de lodo, según evaluó el Ayuntamiento.

Desde febrero de 2010 hay 14 parcelas precintadas en la parcelación de Guadalvalle, junto al aeropuerto de Córdoba. Estas 14 viviendas construidas irregularmente fueron las más afectadas por la crecida del Guadalquivir. En la mayoría, el río llegó a cubrir totalmente la vivienda. En otras, apenas si se atisbaba el tejado desde las imágenes aéreas. Entonces, la Gerencia Municipal de Urbanismo ordenó el precinto total de la zona más afectada por la riada. A día de hoy, el precinto sigue en vigor. Pero ninguna ha sido demolida.

Prácticamente desde 2010, los afectados por la histórica riada (que no es, ni de lejos, una de las mayores que ha sufrido la ciudad), llevan intentando legalizar sus viviendas. Se aferraron a un plan de mejora del medio rural y también a la escollera que construyó el aeropuerto de Córdoba para defenderse de las crecidas del Guadalquivir. Pero de momento se han topado con la negativa de los técnicos y con la propia Ley.

La Confederación Hidrográfica, de hecho, ha endurecido las condiciones para construir cerca de los cauces. Tanto que en zonas como el Campo de la Verdad ya no se pueden construir sótanos o viviendas en bajos, precisamente por miedo a una hipotética y probable gran riada en el futuro.

Eso sí, el actual presidente de la Gerencia de Urbanismo, Salvador Fuentes, ya ha anunciado que demolerá las viviendas de Guadalvalle más próximas al Guadalquivir. Lo dijo justo el día en que el río creció de manera espectacular en apenas 24 horas por unas lluvias intensas, que tampoco históricas. Entonces, el Guadalquivir se asomó a estas parcelas e incluso hubo que intervenir en alguna de las calles de esta urbanización irregular.

https://cordopolis.es/2018/03/11/hasta-donde-podria-llegar-el-guadalquivir-en-la-mayor-riada-prevista-por-el-gobierno/

Etiquetas
stats