Córdoba 'respira' niveles de contaminación superiores a los recomendados durante 119 días al año

Panel de control de la calidad del aire | ÁLEX GALLEGOS

La ciudad de Córdoba respira, de media, niveles de contaminación superiores a los recomendados por las instituciones sanitarias durante 119 días al año, según consta en un exhaustivo informe elaborado por Ecologistas en Acción usando de base los datos de las estaciones de medición de Andalucía. El informe cruza los datos con los valores considerados como recomendables por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y también con los permitidos por las diferentes normativas nacionales y europeas.

Así las cosas, en Córdoba los niveles permitidos por la normativa se han superado durante 38 días al año de media en las tres estaciones de la ciudad. Atendiendo a los datos de una sola de ellas, como la Asomadilla, los valores son superiores a lo permitido durante 58 días al año, según este informe elaborado con los datos ya verificados del año 2018.

Los peores niveles de contaminación en Córdoba se dan por culpa del ozono. En total, durante 111 días en Córdoba ha habido en el aire más de 100 unidades de ozono troposférico por metro cúbico. Ese es el límite que marca la OMS como recomendable. En cambio, ha sido durante 38 días cuando los niveles han superado las 120 unidades, un nivel ya considerado peligroso por la normativa estatal y ante la que habría que tomar medidas complementarias. En Madrid, por ejemplo, se suspende el tráfico que más contaminación genera cuando se alcanzan esos niveles. En Córdoba, el plan de calidad del aire, que establecía ese tipo de medidas, se ha quedado en borrador y no llegó a ser aprobado.

Córdoba también sufre episodios de contaminación por otros motivos. Es el caso de las partículas en suspensión. Al menos durante cuatro días se superaron las P10 y durante otros cuatro las P2,5 en los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud, pero no de la normativa especial.

En el informe, Ecologistas señala que “en el Valle del Guadalquivir, el viento desplaza la contaminación del área industrial de Huelva

hacia Sevilla y Córdoba, donde se combina con la emitida por el denso tráfico de ambas ciudades y algunas fábricas, activando en las horas centrales del día la formación de ozono troposférico, que por la tarde remonta el valle del Guadalquivir, llegando a la ciudad de Jaén y a la vertiente meridional de Sierra Morena, a 200 kilómetros de distancia“.

Eso sí, valoran que “en 2018 no se ha registrado ninguna superación de los objetivos legales de metales pesados, cuando en 2015 se rebasó el del cancerígeno cadmio en la estación de Parque Joyero, en la ciudad de Córdoba”.

Etiquetas
stats