Construir nuevos edificios está bien pero... ¿y darle un uso?

El arquitecto que diseñó el Centro de Convenciones mira el proyecto | MADERO CUBERO
Córdoba ultima la construcción del Centro de Convenciones en el Parque Joyero y la Normal de Magisterio en el Sector Sur sin definir aún cómo ponerlos en marcha | Mientras, la Ciudad de la Justicia y la Biblioteca de los Patos dejarán vacíos dos edificios a los que también se les busca uso

Es lo que se viene escuchando, en el argot cordobés, como “hacer un C4”: construir un edificio nuevo, fabuloso, y luego no saber qué hacer con él. El anteriormente conocido como C4 (hoy llamado Espacio Andaluz de Creación Contemporánea) sigue cerrado a cal y canto y sin uso desde que se acabó de construir hace ya casi tres años. De hecho, su fachada repleta de leds se ha quedado obsoleta, ya que este tipo de tecnología avanza a una velocidad de vértigo, sin que apenas se haya podido estrenar. Ahora, Córdoba se enfrenta a la construcción de cuatro nuevos equipamientos (actualmente en obras) que pueden dejar sin uso a dos edificios y a otros dos estilo C4: acabados pero sin un plan para abrirlos.

CENTRO DE CONVENCIONES

Las obras del Centro de Convenciones en el Parque Joyero estarán acabadas a final de año. El Ayuntamiento inició los trabajos de este espacio poco antes de las elecciones municipales de mayo de 2015 en el que fue el gran proyecto del mandato del PP. El edificio debería haber estado listo a final del verano, pero la empresa que lo ejecuta ha pedido más tiempo. El inmueble está casi acabado, a falta de un remate y una solución difícil: la construcción de la zona de climatización, que se localiza en una zona donde hay dudas de su titularidad, que sería o del Ayuntamiento o de Surgenia.

Más allá de estos últimos remates de la obra, el Ayuntamiento aún no ha dicho cómo va a funcionar el nuevo Centro de Convenciones, quién lo va a dirigir (si es que va a tener algún responsable), qué presupuesto tendrá, si será coordinador por algún consorcio (como pretendía el PP, integrando a la Diputación, la Junta y hasta al sector privado) o cuánto costará solamente encender la luz.

En mayo, los joyeros pidieron estrenar el centro una vez acabada la obra. En el proyecto que dejó encarrillado el PP estaba prevista la instalación del mobiliario para poder abrir el centro, pero no se dejó explicado cómo. El objetivo era tener una especie de Ifema en Córdoba. A meses de que acabe la obra aún no se sabe cómo se abrirá este espacio, que fue tan polémico en su diseño.

NORMAL DE MAGISTERIO

La reforma de la antigua escuela Normal de Magisterio iba a ser financiada íntegramente con el plan Urban Sur. También en lo que se convertiría, que el Ayuntamiento definió como Centro de Producciones e Iniciativas de Córdoba (CPI). El plan Urban Sur (y lo que es más importante, sus fondos) acabó en diciembre de 2015. La obra de la Normal de Magisterio sigue en marcha, tras los numerosos problemas que tuvo por una dudosa adjudicación, que provocó la paralización de los trabajos.

Este verano, el teniente de alcalde de Urbanismo, Pedro García, visitó la obra. Su ritmo era muy lento, ya que el mes pasado estaba al 50%. García contaba con que en abril del año próximo el edificio pudiera estar acabado y en marcha. No obstante, el gerente de la Gerencia, Emilio García, ya precisaba que “el centro arrancará en abril como lo hacen otros espacios municipales, con una actividad que se irá generando a medida que se vaya avanzando en el tiempo”.

La futura Normal de Magisterio necesitará personal para funcionar, algo de lo que el Ayuntamiento anda bastante escaso. De hecho, el Consistorio tiene problemas para atender a través de sus ordenanzas la apertura de colegios y también para abrir y cerrar los museos municipales y el Alcázar de los Reyes Cristianos. La restrictiva reforma de la Ley de las administraciones públicas impide crear nuevas plazas y encima reponer tan solo el 10% de aquellas que fallan (funcionarios que se dan de baja por jubilación, enfermedad o fallecimiento).

La Normal de Magisterio es un edificio de mucha envergadura, con un total de 6.000 metros cuadrados de nueva construcción (tan solo se ha respetado la estructura) que contará con un salón de actos en el sótano, una biblioteca, una mediateca y espacio para actividades de investigación, desarrollo, además de otras orientadas a funciones sociales ligadas al mundo vecinal del sector sur. Sin serlo, es como un gigantesco Centro Cívico en el Sector Sur que tendrá que ser atendido por personal municipal y que también necesita un plan de usos que el Ayuntamiento está pendiente de definir.

LA BIBLIOTECA DEL ESTADO Y EL EDIFICIO VACÍO QUE DEJA

En los Jardines de los Patos, el Ministerio de Cultura ultima la construcción de la Biblioteca Pública del Estado, que avanza a un gran ritmo pese a los problemas iniciales con la aparición de restos arqueológicos. El problema en este caso no es tanto qué hacer con lo que se construye (las obras concluirán en marzo de 2018) sino qué hacer con el edificio que este proyecto deja vacío. En principio, está previsto que toda la actividad y los fondos documentales de la actual Biblioteca Provincial de la calle Amador de los Ríos se trasladen hasta la Biblioteca del Estado en los Jardines de la Agricultura.

Aunque ni el Ministerio ni la Junta han dado fechas, según ha podido saber este periódico todo el traslado debe estar culminado en 2020, dentro de tres años y medio. ¿Qué pasará con el edificio vacío en pleno corazón patrimonial del centro de Córdoba? La respuesta sigue siendo un misterio y de momento no hay un uso concreto para una zona que está muy protegida y que es de titularidad pública. Es decir, allí no se podrá construir ni un hotel ni un restaurante, sino que la zona se tiene que dedicar a equipamiento.

Ahora viene otra pregunta, ¿qué equipamiento y cómo dotarlo? Con las actuales restricciones presupuestarias, resolver la ecuación parece difícil.

LA CIUDAD DE LA JUSTICIA Y EL EDIFICIO DE LA AUDIENCIA

Menos problemas parece haber en lo que ocurrirá con el edificio de la actual Audiencia Provincial una vez que concluyan las obras de la Ciudad de la Justicia. La delegada de la Junta, Rafi Crespín, ha reconocido que el actual edificio de los juzgados tiene “muchas novias” para el día en que se traslade todo a la Ciudad de la Justicia. En principio, lo que la Junta quiere es quedárselo para trasladar allí más dependencias administrativas que tiene desperdigadas por toda la ciudad. Así, la Junta se ahorraría el pago de muchos alquileres y centraría sus dependencias junto a los Ministerios de Santo Tomás de Aquino, donde tiene el grueso de sus trabajadores.

Etiquetas
stats