Condenada a 15 años la parricida de Miraflores

La acusada de matar a su hijo, de espaldas, junto a su abogada defensora, en el juicio. | MADERO CUBERO
El juez impone la sentencia que solicitaron todas las partes después de que la acusada reconociese haber matado a su hijo

Hortensia R. R. ha sido condenada a 15 años de cárcel tras ser declarada culpable de asesinar a su hijo de cuatro años cuando el 26 de abril de 2013. Ese día, lo arrojó por el puente de Miraflores al río Guadalquivir en su propio intento de suicidio. La acusada reconoció los hechos pero alegó que cuando trató de matarse con su hijo estaba desesperada y presa de una profunda depresión. El jurado popular consideró demostrados los atenuantes del consumo de alcohol y fármacos que todas las partes -Fiscalía, acusación particular y defensa- han tenido en cuenta en sus escritos finales. Todos solicitaron la pena que finalmente ha impuesto el juez en su sentencia.

La Fiscalía y la acusación particular reconocieron que alteraron la conducta de la acusada en el momento de arrojar a su hijo al Guadalquivir. La Fiscalía redujo su petición de pena de 18 a 15 años de prisión. La propia defensa varió su petición de libre absolución a asesinato y 15 años de prisión. La estrategia de la defensa pasaba por reconocer los hechos pero pedía que se tuviese en cuenta que cuando la mujer trató de suicidarse y tiró a su hijo, estaba bajo los efectos ddlm alcohol y los fármacos que había consumido a lo largo del día de autos.

“Hay circunstancias por las que estaba pasando esta mujer que hay que tener en cuenta”, señaló la letrada de la defensa, Eugenia Ruiz, el primer día del juicio. “Hortensia era una mujer desesperada, sola, deprimida, consumidora de alcohol y pastillas. Y todos hemos tomados decisiones equivocadas. Algunas irreparables. Y por eso ella está sentada hoy aquí”, prosiguió la abogada.

La mujer reconoció a la Fiscalía todos los hechos de los que se le acusa, si bien afirmó que durante el día de autos estuvo bebiendo cerveza y tomando pastillas -tenía recetado Lorazepam- hasta que hacia las nueve de la noche acudió al puente de Miraflores. Desde allí hizo una llamada al servicio de emergencias del 112. Ayer, ante el jurado que la juzga, dijo: “Les llamé para pedirles ayuda y decirles que…”. Tras un largo silencio provocado por las lágrimas, la acusada se recompuso y prosiguió. “Les dije que quería quitarme la vida y en ese momento reconozco que tiré a mi hijo y me tiré yo”.

Etiquetas
stats