Ciudadanos se toma en serio la provincia y empieza a coquetear con concejales y antiguos alcaldes

Albert Rivera se hace un 'selfie' con un simpatizante en Córdoba | MADERO CUBERO

Ciudadanos es el partido de moda según todas las encuestas. La victoria a los puntos de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas del pasado mes de diciembre ha disparado la percepción de la formación naranja, que empieza a recortar distancia con el PP, el partido en el Gobierno, e incluso a superar al PSOE.

La formación naranja trabaja con la vista puesta ya en las elecciones municipales del 2019. En Córdoba, Ciudadanos debutó como partido en 2015. Sin apenas estructura orgánica, la formación liderada por Albert Rivera obtuvo dos concejales en el Ayuntamiento de la capital y hasta un diputado provincial. Pero ahora, la formación es consciente del peso de la provincia y se ha volcado en tener una amplia estructura que le permita multiplicar los resultados del 2019. Y para ello no duda en coquetear con concejales y antiguos alcaldes. Incluso, algunos coquetean con la formación naranja sin ser preguntados primero.

La pasada semana, Ciudadanos se hizo de la noche a la mañana con cinco alcaldías en Jaén. La crisis del PP de esta vecina provincia provocó la salida en masa de un grupo de militantes críticos con la dirección popular. Lejos de crear una formación independiente, optaron por seguir un camino que ahora se considera como natural: del PP a Ciudadanos. Como muchos de lo que parece que son sus nuevos votantes.

En Córdoba, de momento, no ha habido fugas de alcaldes o cargos públicos del PP a Ciudadanos. Tampoco es que el PP tenga muchas alcaldías en la provincia. Pero fuentes de la formación naranja confían en contar con alguna antes incluso del 2019, algo que aún no se ha producido.

Los grandes movimientos de Ciudadanos se están dando en el Norte de la provincia, un territorio donde el PP cordobés siempre ha sacado sus mejores resultados (más allá de la capital, claro está). Según ha publicado Solienses, algo se está cociendo en el centro derecha de Los Pedroches. Quien no esconde sus simpatías naranjas es Emiliano Pozuelo, exalcalde de Pozoblanco, la principal ciudad del Norte de la provincia.

Pozuelo firmó un pacto de gobierno con el PP tras las últimas elecciones. Independiente y antiguo andalucista, Emiliano Pozuelo ha sido alcalde durante los dos primeros años del mandato, para dejar al PP los dos siguientes. Ahora, no esconde su afinidad naranja y tampoco su deseo de concurrir con Ciudadanos a las municipales del 2019. Movimientos similares se registran también en dos municipios con muchos votantes del PP: Añora, donde gobierna el histórico Bartolomé Madrid, e Hinojosa del Duque, ahora en poder del expresidente de la Diputación Matías González.

Más allá, Ciudadanos aspira a poder presentar candidaturas en al menos el 80% de los municipios de la provincia. Las fuentes consultadas señalan que serán los pequeños municipios en los que difícilmente encuentren militantes para formar una lista electoral. Pero confían en tener buenos resultados en las ciudades medias, especialmente en Lucena, Priego de Córdoba (donde hay antiguos andalucistas también en su órbita) o incluso Puente Genil.

En concreto, la formación naranja ya tiene militantes activos en 48 de los 75 municipios que conforman la provincia de Córdoba. Es más, Ciudadanos ha creado incluso nueve estructuras comarcales que han empezado a trabajar con el objetivo de llegar a junio del 2019 lo más organizados posible. El partido de Albert Rivera parece haber entendido que la Andalucía rural es clave para futuras elecciones.

Etiquetas
stats