Centro de Irrecuperables: cuando la misión en la vida es educar para proteger a su especie

Un flamenco en el Centro de Irrecuperables de Los Villares | ÁLEX GALLEGOS

Erguido y elegante, un flamenco se pasea alrededor de una charca, junto a otras especies de aves acuáticas. No está en una laguna ni en marismas, su hábitat natural, sino en el Parque Periurbano de Los Villares. ¿Pero qué hace un flamenco viviendo en la Sierra de Córdoba? Este ejemplar no puede volar desde hace años, no puede desenvolverse por sí mismo en la naturaleza pero, pese a ello, tiene una importante misión: educar y concienciar al ser humano sobre la conservación de especies protegidas como la suya.

Como este flamenco, ejemplares de dos decenas de especies protegidas viven en denominado Centro de Irrecuperables de Los Villares: irrecuperables para su reintroducción en la naturaleza pero de gran utilidad para acercar a pequeños y mayores la necesidad de protección de estas especies y los peligros a los que se enfrentan.

Colisiones con tendidos eléctricos, electrocuciones, atropellos, disparos o choques con cercas son las causas más comunes de que estos animales hayan acabado en este centro, como ejemplos vivos del cuidado que la sociedad en general debe tener hacia estas especies protegidas.

Una pareja de búhos reales, dos buitres leonados, águilas reales y culebreras, garzas reales, garcillas, milanos negros, cernícalos primillas y comunes, busardos ratoneros, aguilillas calzadas o el citado flamenco son algunos de los inquilinos de este centro donde su misión es mostrar de cerca al visitante cómo es su especie, la necesidad de su protección y las causas que -muchas veces el ser humano- produce y acaban con estos animales lesionados.

En ocasiones, incluso, la causa de que un ejemplar no pueda ser reintroducido en la naturaleza no proviene de lesiones físicas sino de su socialización. Se trata de animales que el ser humano tomó como si de una mascota se tratase en vez de una especie salvaje, impidiéndole desarrollar su socialización entre su especie y en su hábitat, algo indispensable para que pueda vivir en libertad.

Otros ejemplares de estas aves llegan cuando, siendo pollos, quisieron salir demasiado pronto del nido y cayeron al suelo produciéndose lesiones irrecuperables. Una segunda oportunidad se les abre en este centro para poder vivir y enseñar al visitante todo sobre su especie.

Observatorio de aves

Un sendero -accesible- conduce al visitante por este espacio en plena Sierra donde distintas instalaciones albergan a los animales. Se trata de realizar visitas donde inculcar valores medioambientales a la ciudadanía, contar los problemas de conservación a los que se enfrentan las distintas especies y, de paso, contagiar el respeto por la naturaleza.

Junto a ello, para los amantes de las aves, un observatorio específico se ofrece para poder ver en acción en plena naturaleza y fotografiar a las especies de pájaros que pueblan la Sierra cordobesa. Una charca preparada a tal efecto y un observatorio oculto tras un cristal espía, hacen posible presenciar la vida de las aves en este paraje.

Tanto el Centro de Irrecuperables como el Observatorio de Aves están abiertos a visitas concertadas con el Centro de Interpretación del Parque Periurbano de Los Villares, tanto para grupos escolares como de adultos.

Etiquetas
stats