La Cata del Vino se sirve con granizada

Inauguración de la XXXIII Cata de Vino Montilla-Moriles | MADERO CUBERO
La carpa que cubre el recinto de la Diputación donde se celebra la feria cobijó a los primeros asistentes de la tormenta que cayó a primera hora de la tarde

Una Cata del Vino pasada por agua. Y granizo. Así se ha estrenado esta mañana la principal fiesta y feria vitivinícola de Córdoba. Los caldos, justo a las cuatro de la tarde, estuvieron pasados por el agua de la lluvia. Pero sin exagerar, que por algo la enorme carpa que cubre el recinto protegió y mucho a los primeros asistentes.

La Cata de los Montilla-Moriles cumple 33 ediciones. Y lo hace con novedades. Por un lado, el clásico catavinos que se entregaba a quienes visitan el espacio se va a sustituir por una copa más moderna. Por otro lado, los cartoncillos tradicionales que indicaban las consumiciones que restaban a los clientes también se van a sustituir por un sistema informatizado que ofrecerá además información sobre gustos de consumo y tendencias en la cata.

Etiquetas
stats