Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de este martes

El cambio climático ya está adelantando las cosechas en Córdoba y dejando sin comida al ganado

Paseras en Santaella | MADERO CUBERO

Alfonso Alba

0

En este mismo siglo, Montilla Moriles se llenaba de paseras de uva puestas al sol en septiembre. Los viticultores miraban al cielo cuando las extendían y temían, más que a cualquier cosa, que se adelantasen las lluvias o que una repentina tormenta acabara con el trabajo de todo un año. Siempre en septiembre. Pocas veces en los últimos días de agosto. Ahora, lo normal es que antes del Puente de Agosto el marco de Montilla Moriles se llene de esas paseras de uvas que una vez secas producirán el tesoro vinícola de Córdoba: el pedro ximénez. Tres semanas antes de lo normal. Y la culpa es del cambio climático, que a su vez está provocando una sequía en la provincia de las que no se recordaba desde hacía tres décadas.

Mientras, en el Norte, el ganado no estabulado (con ese no hay problema), el ecológico, el que se recomienda como menos malo para combatir el cambio climático, el que anda libre por la dehesa pastando se está quedando sin comida. De manera excepcional, la Junta ha autorizado a los ganaderos a alimentar a sus animales con pienso convencional. De ese siempre habrá. Al menos de momento. Pero el pasto se está acabando. Y la culpa es de una sequía a la que no se le ve el fin.

Carmen Quintero es secretaria provincial de la organización agraria COAG, un lugar al que los agricultores y ganaderos acuden en esta situación extrema y que media con las administraciones. Quintero tiene claro que este verano está siendo excepcional no tanto en temperatura como en sequía y que la tendencia de los últimos años es esa: cosechas cada vez más adelantadas y sequías más prolongadas.

La campaña del cereal también se ha adelantado más por la falta de lluvia que por el calor. El trigo se secó muy pronto, el fruto maduró y se soleó demasiado. Al menos dos semanas antes de lo previsto las cosechadoras ya estaban a pleno rendimiento. Lo mismo está ocurriendo ahora con el viñedo y es probable que pase también con el girasol. El algodón y el maíz son cultivos de regadío que no dependen tanto de estos cambios estacionales, al menos de momento, ya que las perspectivas, si sigue sin llover o lo hace poco no son nada optimistas.

De momento, el campo cordobés está salvando los muebles sin demasiados daños. Los ganaderos tradicionales sí que están viendo cómo se están disparando sus costes de producción (el alimento con piensos es mucho más caro), el cereal no ha salido del todo mal y parece que la uva de momento es de una calidad bastante buena. Pero en la agricultura cordobesa, según Quintero, hay un elefante dentro de la habitación al que de momento no se quiere mirar. Se reza porque llueva.

El olivar es el gran cultivo de Córdoba. De su producción viven miles de familias. Y la sequía, si se prolonga, podría provocar grandes pérdidas en una campaña donde los precios están, además, por los suelos. En COAG estiman en “un 25%” la caída de la producción si no llueve en septiembre. Aunque llueva en octubre y lo haga de manera abundante, el olivo habrá sufrido un estrés hídrico insalvable. Las aceitunas engordarán, sí, pero apenas si producirán aceite. Para eso es importante que llueva en septiembre.

Los científicos señalan que los primeros en advertir de que el clima está cambiando son los agricultores y ganadores, los que viven de mirar al cielo. Y son los que ya están sufriendo las consecuencias de una sequía que de no llover en septiembre será histórica y que en apenas dos años habrá casi vaciado los pantanos cordobeses.

Quintero reconoce que el cambio climático significa que todo será más extremo. “Los periodos de sequía están siendo más importantes que antes. Igual que hay momentos de lluvia que son muchos más copiosos”, admite. Tanto que en muchos casos hasta los tradicionales refranes de los pueblos, la mayoría relacionados con el momento en el que tocan las labores del campo, no es que se estén perdiendo. Es que se están quedando desfasados.

https://cordopolis.es/2019/08/17/la-cuenca-del-guadalquivir-decretara-el-estado-de-sequia-si-no-llueve-en-septiembre/

Etiquetas
stats