¿Un buen momento para las hipotecas de tipo variable?

.

¿Estamos ante un buen momento para las hipotecas de tipo variable? Hoy en día son muchas las personas que valoran contratar  una hipoteca y cumplir el sueño de tener una propiedad. En este enlace se pueden ver opciones para aquellos que buscan financiación.

Factores a tener en cuenta en los tipos variables

Indicadores como el Euribor son esenciales para comprender los tipos variables y que la persona interesada se decida por una hipoteca así. Una subida del Euribor es el factor que más influiría en el pago mensual de la hipoteca. En este sentido, se recomienda que el pago de la vivienda no suponga más del 35% de los ingresos netos totales.

Cómo se determinan los tipos de interés 

En el caso de que el contrato de préstamo tenga un tipo de interés variable, las entidades deben de utilizar un índice o tipo de referencia objetivo para calcular el tipo aplicable a los préstamos. El Euribor es el tipo al que las entidades bancarias de la zona euro compran y  venden dinero entre sí y es el tipo oficial de referencia más utilizado para préstamos hipotecarios en España. Durante el periodo de aplicación del tipo de interés variable,  una subida de este índice provoca una subida en el tipo de interés de la hipoteca, y por lo tanto, de la cuota a pagar, así como una bajada supondrá una reducción. Por tanto, el tipo de interés de estas hipotecas puede cambiar con el tiempo, cosa que no sucede con las hipotecas sujetas a un tipo fijo.

 Las hipotecas a tipo de interés variable son una opción por la que se puede optar, ya que cuando los valores están bajos, puede resultar más económico.

 Además del Euribor, el diferencial de la hipoteca que se aplica sobre el Euribor es el otro valor que determina el importe de la cuota a pagar. Este valor no varía con los años y se pacta entre la entidad bancaria y el cliente en el momento de la firma.

El tipo de interés de las hipotecas a tipo variable se suele revisar de forma periódica, siendo 6 meses el plazo más habitual para su revisión. En ese momento se actualiza la cuota del préstamo con el Euribor vigente, pudiendo subir o bajar en función de dicha revisión del tipo de interés con el Euribor correspondiente.

 ¿Cómo decidir qué nos conviene? 

Las previsiones del Banco Central, así como las tendencias recientes del Euribor dan una idea de la senda que puede marcar el índice. En agosto, se encontró en niveles muy bajos. No obstante, es fundamental que el cliente tenga un buen margen de actuación en caso de subida, ya que si bien va a salir beneficiado de los periodos de estabilidad o cuando el  valor  del Euribor sea bajo, también puede suceder que los niveles del Euribor suban. Por este motivo, existen también otras alternativas, como las hipotecas a tipo de interés fijo o bien a tipo de interés mixto. Antes de elegir la más conveniente conviene hacer números con todas ellas.

A la hora de solicitar una hipoteca, existen simuladores para que el cliente pueda comprobar el importe aproximado que tendrá que pagar, según los tipos de interés y las demás condiciones del contrato. Cada cliente debe valorar su capacidad económica y la disponibilidad para pagar los diferentes tipos, teniendo claro el margen que le queda en caso de que el índice de referencia suba en las hipotecas con periodos variables. Son muchos los elementos a tener en cuenta para tomar la decisión de comprar una vivienda, un paso muy importante en la vida de cada persona y para el que hay que reflexionar. 

Etiquetas
stats