El Ayuntamiento deja desierto el concurso del Centro de Convenciones

Actual estado del Pabellón de Cajasur, futuro Centro de Convenciones de Córdoba. | MADERO CUBERO
Al proyecto se presentaron tres licitadores, uno de ellos, la UTE Qurduba, protestó porque Rafael de la Hoz aportó una maqueta de su proyecto; la mesa de contratación decidió precintar la maqueta y seguir adelante con el concurso

El Ayuntamiento ha dejado desierto el concurso para la licitación de la remodelación del pabellón de Cajasur que quiere convertir en el futuro Centro de Convenciones de Córdoba. Miguel Ángel Torrico, concejal de Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba ha confirmado esta mañana la noticia de que el concurso para la remodelación del inmueble, que está dando quebraderos de cabeza al consistorio por las impuganciones que se han producido, ha quedado finalmente desierto.

En un principio, el diseño estuvo encargado al arquitecto Rafael de la Hoz. Pero tras la impugnación, se abrió un concurso. El 3 de octubre, se constituyó la mesa de contratación que tiene que adjudicar la redacción del proyecto de construcción y la dirección de la obra. Finalmente, fueron tres los equipos de arquitectos que se han presentado al concurso: el estudio de Rafael de la Hoz, la Unión Temporal de Empresas (UTE) Qurduba y el arquitecto Francisco Jurado Jiménez.

La mesa de contratación aceptó a la UTE Qurtuba después de que superase una serie de deficiencias detectadas el pasado 1 de octubre, cuando se comprobó las firmas que optaban a este contrato de 1,5 millones de euros.

En la apertura del conocido como sobre B, el jurídico, tanto el director general de Gestión como esta UTE protestaron porque el equipo de Rafael de la Hoz había aportado, sin que apareciera en el pliego de condiciones, una maqueta del proyecto que quiere desarrollar en el antiguo pabellón Cajasur del Parque Joyero.

Finalmente, se reunió la mesa de contratación y decidió devolver a su caja, cerrada, la maqueta, precintarla y guardarla hasta que concluya el proceso de adjudicación del proyecto, para que no influya en su decisión. Las tres ofertas siguieron adelante.

Que el concurso quede desierto puede ser un contratiempo en el calendario. La contratación tiene que acelerarse, ya que el proyecto tendrá que estar acabado antes de final de año, para que los trabajos se puedan iniciar sin demora a lo largo del próximo ejercicio. Si el proyecto no se adjudica antes de final de año, el Ayuntamiento corre el riesgo de perder los 1,5 millones de euros de financiación aportados por el Ministerio de Hacienda al proyecto. Para el próximo ejercicio, la previsión es que las obras se puedan iniciar a mediados de año, aunque se tendrá que gastar en 2014 los 5,5 millones comprometidos por el Ministerio de Hacienda en los Presupuestos Generales del Estado.

Etiquetas
Publicado el
23 de octubre de 2013 - 15:26 h
stats