El Ayuntamiento de Córdoba se prepara ante posibles rebrotes con la compra de 70.000 mascarillas

Reparto de mascarillas en Córdoba | TONI BLANCO

El Ayuntamiento de Córdoba va a adquirir 70.000 mascarillas para tenerlas en depósito ante un eventual rebrote de Covid-19 y que el personal municipal esté dotado de medidas de seguridad ante el mismo. Las mascarillas se van a adquirir en la fábrica Efficold de Lucena.

Así lo ha indicado este viernes el teniente de alcalde de Recursos Humanos y Salud Laboral en el Ayuntamiento de Córdoba, Bernardo Jordano, que ha añadido que, de igual modo, también se hará un desembolso para adquirir gel hidroalcohólico. El único suministro que tiene cubierto por el momento el Ayuntamiento es el de guantes, ha explicado el concejal, que ha dado cuenta de las medidas implementadas en materia de salud laboral desde el estallido de la pandemia en Córdoba.

Tres meses “intensos”, según el concejal, que ha reconocido que se ha trabajado “con el viento en contra” y en una situación muy compleja a nivel internacional. Según los datos ofrecidos, de las 1.570 personas que hay en plantilla directa del ayuntamiento, solo 382 alegaron causas para teletrabajar al inicio del brote. De ellos, el 75% ya se está incorporando al trabajo presencial, aunque con medidas específicas.

En estos momentos, el 60% de la plantilla municipal trabaja de manera presencial, con áreas en las que ese porcentaje sube al 80%, como es el caso del Área de Seguridad. Antes de la pandemia, solo había 120 personas teletrabajando. “Lo que queríamos hacer en cuestión de meses, lo hemos hecho en semanas y el usuario lo nota bastante”, ha dicho Jordano, que ha resaltado, además, que esto se ha llevado a cabo “con cero incidencias y cero denuncias” por parte de los sindicatos.

A nivel de gasto, ha precisado que se han superado los 200.000 euros en los últimos meses en implementar medidas de seguridad. “Teníamos un departamento raquítico en salud laboral”, ha señalado Jordado, que ha indicado que, a pesar de ello, se ha logrado efectuar un total de 1.200 pruebas de Covid-19 a la plantilla municipal, en las que solo el 1% ha presentado niveles de seroprevalencia. “Esto es bueno y malo. Bueno porque se han hecho bien las tareas de prevención y malo porque estamos tan expuestos como en marzo a lo que pueda venir en el futuro”, ha remarcado el concejal, que ha añadido que no se puede “bajar la guardia”.

Por ello, asegura, se están visitando los espacios hasta cuatro veces al día, y se está valorando incluso trasladar secciones para mantener la distancia de seguridad de los trabajadores en dos metros. Todo ello para evitar un posible rebrote: “Si vuelve a repetirse que no nos pille con el pie cambiado, porque no sería perdonable”, ha dicho Jordano, que ha indicado que se está “haciendo acopio de material para 6 meses”.

Etiquetas
stats