‘Alejan’ del País Vasco a un preso de ETA que estaba en Córdoba para acercarlo a su pareja

Panorámica de la prisión de Córdoba | MADERO CUBERO

La cárcel de Córdoba ha sido una de las principales de España para acoger a los presos más duros de la banda terrorista ETA. En la política de dispersión del Ministerio del Interior, Córdoba fue considerada una prisión clave, que llegó a alojar a una veintena de presos de ETA. Sin embargo, la desaparición de la banda y el progresivo cumplimiento de condenas ha hecho que en la cárcel de Alcolea ya solo duerman nueve presos de ETA. El año pasado lo hacían diez.

El décimo preso de ETA en salir de Alcolea no se ha acercado precisamente al País Vasco. Al contrario, se ha alejado. Jon Igor Solana Matarrán, uno de los etarras más duros de la historia de la banda, pidió en el año 2015 que lo acercaran a su pareja, la también etarra Eider Pérez Aristizábal. El Gobierno, tras años de deliberación, concedió finalmente un acercamiento que avalaban los tribunales. Pero en lugar de acercar a la mujer a Córdoba, alejó a Solana Matarrán hasta Algeciras (Cádiz), donde cumple condena la primera. Los dos llegaron a estar juntos en la cárcel de Córdoba, aunque brevemente. Ahora lo hacen en Algeciras de manera definitiva.

Este preso decidió solicitar su traslado a la Comisión de Garantías del Congreso de los Diputados. Pedía estar en la misma prisión que su pareja para poder así ver al hijo en común que tienen ambos de manera más habitual. Pero lejos de lograr un acercamiento al País Vasco finalmente lo que el Ejecutivo ha hecho ha sido alejarlos un poco más.

Jon Igor Solana Matarrán no es un etarra cualquiera. Sobre él pesan 200 años de condena por asesinar en el año 2000 al concejal Martín Carpena, al fiscal Portero y al médico Antonio Muñoz Cariñanos cuando formaba parte del 'comando Andalucía' de ETA. El mismo comando, que compartía con Harriet Arregi, intentó matar al dirigente socialista de Málaga José Asenjo, a dos suboficiales del Ejército y a un empleado civil del Ministerio de Defensa mediante la colocación de bombas-lapa en sus automóviles que no llegaron a estallar. Solana e Iragui fueron detenidos el 16 de octubre de 2000 en Sevilla después de cometer el asesinato del coronel Muñoz.

Pero, además, en 2001 protagonizó un intento de fuga a la vieja usanza en la cárcel de Nanclares de Oca (Álava): tras serrar los barrotes, salió de la celda descolgándose con una sábana, saltó al patio interior, cogió una espaldera de un gimnasio para usarla como escalera y ya le pillaron cuando llegaba a la alambrada de otro muro. Ocho años después, en 2009, Igor Solana estuvo implicado en otro intento de fuga de la cárcel de Huelva en la que se encontraba interno. En este caso, la banda terrorista pretendía usar un helicóptero para sacarle de prisión junto con el también etarra Jorge García Sertucha, condenado por un intento de atentado contra el Rey en 1995. El plan de huida pudo ser desbaratado gracias a que figuraba entre la documentación incautada un año antes al entonces 'número uno' de ETA, Javier López Peña, alias 'Thierry', ya fallecido.

Solana Matarrán tiene un hijo en común con la etarra Eider Pérez, condenada en 2005 por la Audiencia Nacional a 75 años de cárcel por el asesinato del mosso d'esquadra Santos Santamaría en Girona, primera víctima de la policía catalana en un atentado de ETA.

Etiquetas
stats