Alberto Garzón actualiza la Revolución Soviética de 1917

Alberto Garzón, antes del inicio de su mitin | ÁLEX GALLEGOS

Medio millar de personas, la mayoría vestidas con prendas de merchandising comunista (camisetas evocando 1917 en letras cirílicas, hoces, martillos, estrellas rojas de cinco puntas, chés, banderas de Cuba o discursos de Fidel Castro, entre otras), han llenado el acto central de la XX Fiesta del Partido Comunista de Andalucía (PCA), un encuentro con el líder federal de IU, Alberto Garzón, en el que el político malagueño ha actualizado lo que significa hoy la Revolución Soviética de octubre de 1917.

Alberto Garzón, acompañado de Antonio Maíllo y la plana mayor del PCA, ha cerrado con su discurso los actos de un intenso fin de semana en el que tampoco han faltado otros mítines y conciertos, como el que anoche protagonizaron los granadinos Lagartija Nick. En su discurso, Garzón se ha centrado en hacer un recorrido sobre el comunismo en el siglo XX, la importancia del PCE en España como "único partido que hizo oposición al franquismo" y en cómo muchas de las ideas de 1917 siguen en vigor con problemas sociales "cuyo culpable es el capitalismo".

Garzón defendió la memoria del PCE en la semana en que se cumple el aniversario de su legalización hace casi 40 años para explicar "qué significó el principal partido opositor a la Dictadura". "La democracia en España no fue regalada, sino conquistada", detalló, al tiempo que reclamó la "actualidad" del comunismo con una ideología que llega en un "momento idóneo para buscar una salida a la situación actual" en la que se ha multiplicado la desigualdad. "Tenemos que organizarnos como clases populares", dijo.

Así, planteó en primer lugar hacer una "alternativa a los Presupuestos Generales del Estado", "no como una decisión técnica sino como una forma de entender el mundo", consideró. "Creemos en una sociedad más justa y democrática", dijo, al tiempo que lamentó el "peso del ajuste" económico de los últimos años que ha caído sobre "la mayoría de la población".

Por su parte, Antonio Maíllo se aferró a cifras como que la desigualdad ha aumentado en España, donde la población en riesgo de exclusión ha pasado del 38 al 43% en poco tiempo, y que un 13% de la población actual no ingresa ni los 460 euros al mes. "Es necesaria una respuesta política. Tenemos que hacer algo", arengó.

Etiquetas
stats