40-20, la ración de temperaturas para lo que queda de julio

Dos turistas se protegen del sol | TONI BLANCO

Si Córdoba tuviese que describir el cogollo del verano en términos numéricos, podría hacerlo con una proporción casi de 2:1, en la que las máximas casi duplicarían a las mínimas. Con valores que aunque lejanos a las medias reales para los meses de julio y agosto, rondan en el imaginario colectivo la relación 40-20, 40 °C durante la tarde y 20 °C para el alba.

Es lo habitual por esta tierra aunque con notables altibajos. Valga de ejemplo los primeros 20 días del presente mes, que compartirá ya para la estadística haber batido su máxima histórica siete días después de haber registrado la cuarta mínima más baja para un mes de julio de toda la serie histórica. Pero quiere morir este histórico julio de 2017 con bastante más estabilidad de la mostrada hasta ahora.

Nueva advección cálida y posible tercera ola de calor del año

A nivel sinóptico las capas bajas de la atmósfera quieren dibujar un baile de borrascas en el Atlántico Norte propio de las fechas que transitamos. Esto es, una circulación normal del Jet, desplazado y asentado sobre la horizontal británica, con un recorrido de las bajas atlánticas encarriladas por encima del paralelo 50, con un dominio claro del anticiclón de las Azores sobre buena parte de Europa Occidental.

Tal dibujo de los centros de acción limita las entradas borrascosas hasta las Islas Británicas y deja sobre la península ibérica la presencia de altas presiones y ascenso de la dorsal norte-africana. Un combo perfecto para dejar en nuestra zona la mencionada relación 40-20. Y esta es en líneas generales la situación que vamos a tener hasta finales de mes, y posiblemente durante comienzo del próximo agosto.

Así desde ayer ya notamos un ascenso en las temperaturas, que superaron ampliamente el límite del aviso amarillo para nuestra zona, fijado en 38 °C, como consecuencia de una nueva intrusión cálida que ha situado sobre nuestras cabezas la iso +22 a 850 hPa. Nueva advección sobre el sur peninsular que irá reforzándose con el paso de los días por efecto del recalentamiento y del recrudecimiento de la propia masa de aire desde el norte africano.

Las consecuencias inmediatas, vuelta al reguero de avisos, que ya hoy es de nivel amarillo, y la vuelta a superar los 40 °C durante toda la semana y mínimas de nuevo por encima de los 20 °C. Nueva situación cálida que podría llegar a significar la tercera ola de calor del año en nuestra zona. No será calor extremo, pero vuelve el calor constante, y sin cambios a medio plazo, con picos que podrían superar los 42-43 °C durante el jueves y viernes próximos. Toca soplar, otra vez.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats