Una alternativa al depósito a plazo fijo

.

Parece que el producto denominado Imposición a Plazo Fijo o Depósito a Plazo Fijo está llamado a extinguirse. Los bancos no están interesados en este producto de ahorro tradicional por la situación de bajos tipos de interés.

El ahorrador sigue recordando, con cierta nostalgia, lo fácil que era acudir a uno o varios bancos a "ver" cuánto le daban por su dinero ahorrado a un plazo fijo de 1 año, con el cobro de intereses mensuales sin más.

Pero desde hace ya unos 3 años es casi imposible obtener un tipo de interés aceptable en un producto de ahorro sin riesgo en una entidad bancaria, y sin que nos sigan ofreciendo la alternativa "casi" única de suscribir un Fondo de Inversión.

El ahorrador tradicional, que no quiera asumir riesgo de pérdida de capital, puede encontrar a un gran desconocido como alternativa: el Seguro de Ahorro Vida.

Este producto de ahorro va a asegurar el dinero a un plazo determinado a cambio de un tipo de interés. Es un contrato que se realiza con una compañía de seguros.

Existen diferencias entre el seguro de ahorro y el depósito a plazo fijo. La principal es que la garantía en el seguro de ahorro depende sólo de la solvencia de la compañía de seguros.

Debemos conocer el significado entre Interés Técnico y TAE.

Cuando se habla de seguros de ahorro se hace mención al interés técnico, que es el tipo de interés que se aplica sin tener en cuenta las comisiones o gastos que conlleva el seguro de ahorro vida.

Las entidades aseguradoras están obligadas a indicar claramente la TAE que obtiene el ahorrador al contratar un seguro de ahorro vida. Va a ser el rendimiento sin gastos ni comisiones que se obtendrá al contratar este producto.

Aspecto importante es que en el contrato del seguro de ahorro tengamos el capital garantizado y conocer si podemos tener liquidez -cancelación total o parcial- de nuestro dinero sin penalizaciones.

Lo normal es que si cancelamos anticipadamente el seguro de ahorro tengamos penalización del rendimiento, pero no ocurre así en todas las entidades aseguradoras.

Podremos cobrar los intereses periódicamente de forma mensual, trimestral, semestral, anual o diferir el cobro en función de lo que deseemos.

La aportación de capital puede ser única o periódica, fomentando este tipo de seguros el ahorro periódico de cantidades pequeñas a las que obtener un rendimiento aceptable.

Si nuestra intención es realizar aportaciones periódicas, convendría conocer el Seguro Individual de Ahorro a Largo plazo (SIAL), que nos va a permitir tener exentos los rendimientos si lo mantenemos durante 5 años.

Con respecto al rendimiento, podemos encontrar hoy un tipo de interés del 0,50% TAE en estos productos de ahorro incluso para cantidades pequeñas y sin necesidad de contratar otros productos.

Difícil lo tiene el ahorrador tradicional para conseguir rentabilizar su ahorro si no quiere asumir riesgos, pero al menos existen alternativas similares al tradicional Plazo fijo que sí debemos conocer hoy.

Etiquetas
Publicado el
23 de marzo de 2017 - 01:01 h