Otra alternativa para comprar un vehículo: el renting

.

Si estamos pensando en comprar un vehículo nuevo, lo normal es que nos planteemos solicitar un préstamo coche a nuestro banco o que solicitemos el dinero a la financiera del concesionario que nos lo quiere vender.

Otra opción sería pagarlo al contado si hemos conseguido ir ahorrando poco a poco, o si  hemos tenido la suerte de ser los agraciados de la primitiva, pero no suele ser lo más habitual.

Existe otra opción de financiación a la hora de comprar un vehículo, bastante utilizada por empresarios y profesionales, y quizás desconocida por muchos de nosotros. Es lo que se conoce como renting.

El renting consiste en un contrato de alquiler entre dos partes,  con una duración de tiempo definida superior a un año, para el uso y disfrute de un bien físico, en este caso de un vehículo.

Tendremos que pagar una cuota por el alquiler del vehículo: puede ser de pago mensual, trimestral, etc., según lo pactado con la empresa de renting.

Esta cuota, normalmente, incluye una serie de gastos habituales a la hora de comprar un coche, además de los gastos que tendremos durante el disfrute y utilización del vehículo.

Estamos haciendo referencia a los gastos de mantenimiento, impuestos del vehículo, revisiones periódicas, sustitución de vehículo, reparaciones, cambio de neumáticos, seguro multiriesgo, etc.

En principio, no hay que hacer un pago inicial en el momento de decidirnos por nuestro coche nuevo, lo que nos permite seguir manteniendo lo ahorrado para el pago del renting u otro destino.

Aunque no debemos olvidar que no seremos propietarios del vehículo, incluso no tendremos obligación de comprar el coche al final del contrato de renting, dependerá de la modalidad de renting que contratemos

Comodidad y ventajas fiscales, principalmente para las empresas y profesionales que necesiten adquirir un vehículo con todos los gastos mencionados para su actividad económica habitual.

Podemos contratar un renting en nuestro banco o en empresas especializadas en renting, pero sólo podremos contratar el renting para determinados modelos y marcas de ciertos vehículos a los que podremos optar por la opción del renting en cada empresa.

Es cuestión de decidirnos por un modelo concreto de vehículo y posteriormente buscar la empresa de renting o banco que nos ofrezcan la posibilidad de contratar el renting.

Una alternativa, la del renting, conocida y utilizada por empresas y profesionales, pero no tan habitual entre el público en general.

Es cuestión de estudiar nuestra situación y utilización del vehículo, de hacer números en relación a los gastos de mantenimiento y posibles reparaciones, número de kilómetros a realizar en un año, etc. y ver si nos conviene o no.

Y no olvidar que tendremos que cumplir con lo firmado en el contrato de renting. Entendamos bien lo que firmamos.

Etiquetas
Publicado el
2 de mayo de 2018 - 15:59 h