La leyenda del rival: Cayetano Ré

Tres años le bastaron a Cayetano Ré para convertirse en una leyenda en el Elche. Cuando llegó en 1959 procedente del Cerro Porteño de su país era un futbolista atípico para sus tiempos. Había competido en el Mundial de Suecia con su selección, llegando a anotar un tanto, pero era menudo (1.63) y enjuto, así que parecía que podría ser un pelele ante el juego tan físico que se practicaba en los sesenta. Pero Ré suplía su falta de altura con una velocidad endiablada, un regate portentoso, mucha agresividad y precisión en el golpeo. Tan buen tino tenía cara a puerta que en esas tres temporadas como jugador en Altabix anotó 32 dianas.

De franjiverde ascendió a Primera en el 59 y con la misma camiseta fue determinante para la permanencia en la 59-60 (quedaron décimos), en la 60-61 (decimocuartos) y la 61-62 (octavos). En las dos últimas campañas coincidió con sus compatriotas Romerito y Lezcano.

En el 62 salta al Barcelona a cambio de millón y medio de pesetas, conquistando con rapidez el cariño de la afición culé. Logra el trofeo pichichi en la 1964-65 al marcar 25 goles en 30 partidos. Explicaba Ré que vestido de azulgrana "siempre salíamos a ganar".  Entre el 62 y el 66 se apuntó una Copa (1963) y una Copa de Ferias (1966), y en total anotó 56 goles en 84 partidos.

Se marchó en el 66 tras enfrentarse al entrenador, el argentino Roque Olsen. Ambos –Ré y Olsen- dirigirían posteriormente al Córdoba. Fue traspasado al Espanyol donde militó durante otras cuatro temporadas formando la conocida como "delantera de los delfines" junto a Amas, Rodilla, Marcial y José María. Fue el máximo goleador perico a lo largo de todas esas campañas. Termina su carrera como jugador militando en los modestos Terrassa y Badalona.

Fue colgar las botas y empezar a calentar banquillos. Desde el 74 hasta 2000 dirigió a doce clubes distintos en España, Paraguay y México y también a la selección de su país. Sus logros más conocidos fueron el ascenso a Primera con el Elche en la 83-84 con Diego Quiles como presidente, la liga del 84 con Guaraní y la clasificación para el Mundial del 86 en México con su país. En esa fase final por vez primera los albirrojos superaron la primera ronda de esa competición y, de paso, Ré se convirtió en el primer seleccionador expulsado en la historia de los Mundiales. Fue ante Bélgica y lo echó el búlgaro Dotschev.

El final de su vida, víctima del Alzheimer, lo pasa en Elche. Allí, en su ciudad de adopción, recibe periódicamente las visitas de su ex compañero y amigo Lezcano. Fallece el 26 de noviembre de 2013. Tenía 75 años y dejaba a sus espaldas un halo eterno de mito para el club que el domingo se mide al Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2015 - 17:23 h