El Getafe

El Getafe es uno de los pocos equipos –cinco- que no ha bajado nunca de Primera. Esta frase puede tener su truco, ya que apenas hace diez temporadas que se estrenara en la máxima categoría. ¿Apenas? Tiene un mérito enorme que este club –el único de fuera de la capital que ha representado a la Comunidad de Madrid en la élite- siga manteniendo su nivel competitivo rodeado de titanes como Real y Atlético. Además, como ahora veremos, ha sido capaz ya de grandes gestas.

Nace el actual Getafe club de fútbol en 1983, aunque lo que hace no es si no recibir la herencia del Club Deportivo Getafe (nacido en el 45), quien a la sombra del Cuartel de Artillería de la localidad y compitiendo luego en el mítico recinto de Las Margaritas, llega a militar durante seis campañas en Segunda -76-82-. Su mayor gesta fue un empate a tres en una eliminatoria copera ante el Barça de Cruyff en el 78. En esos 38 años de vida -en uno ellos vistió de azulón Luis Aragonés (en la 57-58)- llegó a llamarse durante un año Getafe Kelvinator.

En agosto del 83 en los salones Costa de Vigo de la localidad ve la luz el Getafe C.F heredando la situación del filial anterior, Getafe Deportivo Promesas. En su primera década de vida progresa desde Segunda Regional hasta Tercera División, categoría que alcanza en la 86-87. Esa misma temporada aprovecha una de las múltiples remodelaciones que sufrió la Segunda B para alcanzarla siendo sexto en su grupo de Tercera. A partir de ese momento se convierte en un gallito de la división de Bronce, clasificándose en la 90-91 para un play-off de ascenso en el que se mide a Racing, Cartagena y Córdoba (no sube y, de hecho, un autogol de Pombo ante el Racing en Las Margaritas le da el ascenso final a los cántabros en el minuto 94 de juego). En la 92-93 repiten cuarto puesto, pero el Murcia le supera en la liguilla en un grupo en el que también estaban Barakaldo y Granada.

Por fin, en la 93-94 consiguen subir a Segunda en un grupo final en el que no pierde ningún partido –empata sus dos últimos a cero ante el Figueres-. Destacan en esa plantilla el portero Caballero, Julián, Montero o Blanco. En su estreno en la de Plata lo pasan tan mal que descienden… aunque el lío burocrático con Sevilla y Celta en Primera les beneficia y se mantienen de milagro. Eso sí, en la 95-96 nadie les salva de bajar a pesar de contar con el goleador Stojilkovic (15 tantos).

Le sienta fatal el descenso y salvan su puesto en Segunda B en una promoción ante el Huesca en la 96-97. En el 99 consiguen saltar otra vez a Segunda arrasando en su grupo a Barakaldo, Pontevedra y Sevilla B. Ese mismo año estrenan su nuevo campo, el Coliseum Alfonso Pérez (curioso toda vez que el internacional español jamás jugó en ese club ni en su césped). En la 99-00 otra vez la providencia le salva de no bajar. El sorprendente descenso del Atlético provoca que su filial pierda su plaza en Segunda. El Getafe, que quedó en el puesto 19, le suple. No obstante, como le pasara en la anterior ocasión, el fuelle le dura unos meses y cae a Segunda B de nuevo en la 2000-01.

Al año siguiente el grupo que entrena Felines supera el asesinato en pretemporada en Castellón de su joven central Sebas y acaba recuperando la categoría superando a Motril, Hospitalet y Cultural.

En 2002 asciende a la presidencia quien aún sigue llevando las riendas del club- Ángel Torres- que consigue a base de una acertada política de fichajes el ascenso a Primera en 2004, después de una gran temporada en la que el técnico Yosu Uribe sacó rendimiento a una plantilla mezcla de experiencia e ilusión. En el partido del ascenso en Tenerife (3-5) su delantero Sergio Pachón anotó cuatro tantos. Brillaban entre sus compañeros Aragoneses, Vivar Dorado o Gica Craioveanu.

El acierto en la contratación de técnicos –casi siempre jóvenes y con hambre de gloria- ha sido clave en la consolidación del Geta en Primera. A Uribe le suple Quique, que termina decimotercero; en la 2005-06 y la 2006-07, con Schuster y refuerzos de calidad como Güiza, Contra y Paunovic acaban novenos. En esa misma temporada logran alcanzar su primera final de Copa, después de eliminar con un histórico 4-0 al Barça en semis. En ella pierden 1-0 ante el Sevilla, con el consuelo de alcanzar plaza en Europa.

La 2007-08 es tal vez la más recordada en la entidad del sur de Madrid. Laudrup toma el banquillo y empieza a derrotar a rivales en la UEFA. Tras vencer en octavos al Benfica, el Bayern parece un rival inaccesible… hasta en el Allianz fuerzan un empate a uno muy meritorio. La vuelta en el Coliseum pudo haber sido una fiesta. A cinco minutos del final de la prórroga los goles de Casquero y Braulio parecían bastar para acceder a semis, pero un incomprensible error de Abbondanzieri –Zamora de Primera el año anterior- mete al Bayern en el partido. Otro gol de Luca Toni lleva la decepción a la parroquia azulona. Una hinchada que, eso sí, esa misma temporada ve como su equipo alcanza por segunda vez consecutiva una final de Copa. Esta vez el rival fue el Valencia y la derrota fue por 3-1. Perdieron ambas ilusiones en apenas cuatro días.

Después de una 2008-09 de transición, en la 2009-10 y con Míchel de entrenador consiguen su mejor clasificación en Liga hasta el momento –sextos- venciendo de manera incontestable en la última jornada al Atlético (0-3), con dos tantos de su futbolista franquicia ese año Roberto Soldado y otro de Parejo.

La siguiente participación en UEFA fue menos brillante y desde ese momento el Getafe se ha consolidado como equipo modesto y sufridor que se aferra a sus recursos para mantenerse en Primera. Kahn dijo sobre la eliminatoria que venció su equipo en 2008: "Los jugadores del Getafe han jugado como dementes. Nunca en mis 140 partidos en Europa anteriores había vivido algo similar". Esa entrega y esa hambre son las que conservan al Geta entre la élite.

Etiquetas
Publicado el
5 de marzo de 2015 - 10:56 h
stats