Los idus de marzo

.

Desgraciadamente, la política no es ni nueva ni vieja. Es política. Y es antigua. Con matices, claro.

Ahora, es difícil que los congresistas se apuñalen un día de pleno hasta la muerte. En la Antigua Roma no es que fuese algo muy habitual, pero tampoco era excepcional. Se acaban de cumplir los idus de marzo, aquella fecha en la que un grupo de senadores apuñaló a Julio César hasta la muerte con el objetivo (supuesto) de que no muriese la República, que fue lo que finalmente acabó pasando. No se sabe si César dijo aquello de "¿Tú también, Bruto?" cuando comprobó que su ahijado (o puede que su hijo) le estaba pegando estocadas. Pero está claro que ya hace 2.000 años los puñales más certeros y contundentes eran los de la gente más cercana.

Está concluyendo una extraña semana donde nuestros futuros senadores y congresistas han afilado sus cuchillos. De manera metafórica, se están repartiendo puñaladas a diestro y siniestro. Ahora en vez de mancharse las manos de sangre, se hace a través de grupos de WhatsApp que estos días arden. Las estocadas vienen de arriba, de abajo, de la izquierda y de la derecha. Y creo que a día de hoy no hay partido que se salve.

El espectáculo que está dando el PSOE cordobés es histórico. En mis 20 años de profesional había visto a un partido contestando públicamente a su candidato a la Alcaldía. Ni a una candidata quejándose abiertamente de lo que estaba haciendo su partido. Ambrosio quiere hacer un Carmena (que en Madrid se ha sacudido a los concejales de IU y a los más Anticapitalistas de Podemos) pero soltando riendas con la avenida del Aeropuerto. Soplan nuevos aires en Ferraz y probablemente en esta ocasión tenga más libertad para hacer un equipo a su medida que en 2015.

En el PP los chats echan humo desde este viernes. La designación digital de candidatos a las elecciones generales ha dejado perplejos a muchos militantes históricos. El fichaje de Juan José Cortés en Huelva aterroriza a muchos. Y la elección de Andrés Lorite en Córdoba evidencia la debilidad actual del PP cordobés para tener voz propia. No la ha tenido en Sevilla con Juanma Moreno. No la tiene tampoco en Madrid con Pablo Casado, a pesar de su apoyo en las primarias una vez que Cospedal perdió.

En Ciudadanos hay expedientes sobre varios militantes que denuncian que no se hagan primarias o que la democracia interna brille por su ausencia. Se espera también la designación digital de Isabel Albás como candidata a la Alcaldía a pesar de que el actual portavoz David Dorado levantó la mano para serlo hace ya más de un año. Poco le han escuchado. Y tampoco le han dejado batirse en un proceso libre de elección interna.

Y a la izquierda del PSOE los cuchillos sobrevuelan desde hace meses. La "verdadera izquierda" lleva en crisis interna décadas. Y parece estar eclosionando en estos meses decisivos. Ganemos en Común ha decidido ir por su cuenta. Se le ha sumado Equo y militantes de Podemos a título particular. Podemos e IU no acaban de confluir. En IU, que ha tenido unas primarias muy disputadas, están encantados con presentarse en solitario. En Podemos no tienen claro qué hacer: seguir intentándolo con IU, ir en solitario o sumarse a Ganemos en Común. Mientras tanto, en la formación morada los cuchillos se blanden en las redes sociales, donde hay algunas acusaciones, incluso, algo subidas de tono.

Los idus de marzo en Córdoba no están decepcionando. La sangre en sentido figurado está manando con más potencia que nunca. ¿República o imperio?

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2019 - 01:31 h
stats