Blogópolis Opinión y blogs

Sobre este blog

Como desde siempre he sido reacio a levantar pesos o manipular herramientas, pero sé leer, escribir y hablar, he acabado trabajando (es un decir) en medios de comunicación escritos y radiofónicos. Creo que la comunicación y la cocina tienen muchas cosas en común: por ejemplo ambas necesitan emisores y receptores, y tienen una metodología parecida, una suerte de sintaxis y de morfología que deben ser aplicadas. Cocino habitualmente en casa y mi último descubrimiento ha sido comprobar que recoger y limpiar utensilios mientras preparo la comida es muy bueno: ha cambiado mi vida, de hecho. Buen provecho a todos.

A demanda

El Bar Correo de Córdoba.

0

El Bar Correo ha cumplido este pasado mayo noventa años, a pesar de quien lo dirige. Los dos manolos, cada cual más manolo que el otro.

Está en la calle Jesús y María del centro de Córdoba, junto a las Tendillas. Jesús y María es un buen nombre para una calle, es como llamarla alfa y omega, es principio y fin, madre e hijo, por eso existe este nonagenario bar.

En el Bar Correo ponen cañas de cerveza Cruzcampo. Una invasión con acento sevillano, un despropósito aceptado. Un amigo me dice que le suben un poco al carbónico del grifo para volver loco al personal porque el dueño del bar ya está loco de serie. Puede ser.

Por El Correo han pasado una república, un golpe de estado de verdad y otro de coña, una dictadura, una transición, una república, un reino, el cometa Halley, la llegada a la luna y una especie de helicóptero en Marte.

El Correo sigue a la vanguardia y abierto todos los días que quiera. No es un sitio moderno, es contemporáneo y por eso se adapta a la demanda.

Así venderá la caña a 0´78 euros a las seis de la mañana, a 1.00 a las once, a 1.30 a mediodía, a 1.50 a las dos y cuarto de la tarde.

A demanda.

Y sin tapa. Que en Córdoba no somos así.

Porque el Bar Correo es una institución eterna.

Como una compañía eléctrica.

En el tiempo y en el espacio.

Los parroquianos, en el Bar Correo, dicen que Carmen Calvo lleva años sin planchar.

Y, naturalmente, desconocen quién es Alberto Garzón (Un ministro, me parece).

Sobre este blog

Como desde siempre he sido reacio a levantar pesos o manipular herramientas, pero sé leer, escribir y hablar, he acabado trabajando (es un decir) en medios de comunicación escritos y radiofónicos. Creo que la comunicación y la cocina tienen muchas cosas en común: por ejemplo ambas necesitan emisores y receptores, y tienen una metodología parecida, una suerte de sintaxis y de morfología que deben ser aplicadas. Cocino habitualmente en casa y mi último descubrimiento ha sido comprobar que recoger y limpiar utensilios mientras preparo la comida es muy bueno: ha cambiado mi vida, de hecho. Buen provecho a todos.

Etiquetas
Publicado el
6 de junio de 2021 - 03:30 h