De patios entre la Judería y San Francisco (II): Martínez Rücker, 1

Casa-Patio de Martínez Rücker, 1, en la ruta Judería-San Francisco | TONI BLANCO

En cierto modo, serpentea en pleno corazón del casco histórico. Su forma es irregular, tanto como el trazado que compone la Judería. A través de sus metros es posible, por cierto, alcanzar la Mezquita Catedral ante la Puerta de Santa Catalina. Desde ella se puede partir también en sentido inverso hacia la calle Martínez Rücker. Esta vía, con nombre de uno de los compositores más importantes del Romanticismo español, está el número 1. Es éste un inmueble de vieja construcción y que hoy mantiene la más auténtica esencia de Córdoba en su Mayo Festivo -guía-. La vivienda, que es vecinal aún en la actualidad, participa desde hace más de dos décadas en el Festival de Patios. Entre otras cosas, porque Mari Ángeles Plata pone su dedicación al cuidado de las plantas.

La casa presenta una imagen perfecta después de que un puñado de años atrás se reformara, pues su estado era de absoluto deterioro. Es un inmueble recuperado por fortuna para la identidad de Córdoba, ya que su origen está en torno a finales del siglo XV y comienzos del XVI. Aunque su primera construcción bien pudo tener lugar mucho antes. Además, acogió a inicios de la centuria del XVII a Pablo de Céspedes, artista que transitó por distintas disciplinas y encontró su muerte en este lugar. El patio de la vivienda participa en el Festival, en la ruta Judería-San Francisco y dentro de la modalidad de Arquitectura Antigua, desde los últimos años de los noventa del XX. En esa época, Mari Ángeles Plata y su familia estaban de alquiler. Hoy conviven en torno al recinto florido cuatro familias, si bien son siete viviendas las que tiene el edificio. Sobre el certamen y el mantenimiento de este tipo de hogares, Plata indica que tiene "un futuro prometedor si se construye entre todos".

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. Es una zona donde la casa se respira de otra manera, es como un sitio en el que estar fuera de la casa como si estuvieras dentro. Estando en casa, es como salir. Es un espacio donde las plantas cobran un sentido especial, de relajación y de disfrute.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Nos apoyaba a arreglar la casa. Nosotros (por su familia) estábamos en alquiler y esto estaba en estado ruinoso. Fue una puerta a arreglar la casa. Además significó un esfuerzo colectivo muy bonito.

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. Creo que tiene que seguir avanzando en la dirección de que sea un espacio para todos. Eso de que de descalifiquen a gente… Tiene que seguir creciendo a todos los niveles. Si ellos (por las instituciones) se han dedicado a pensar que esto era la panacea de la ciudad, no pueden acotar ahora. Nosotros hemos estado a punto de quedarnos fuera este año por un criterio subjetivo de una comisión también subjetiva. Me parece muy cutre que quieran acotar cuanto han querido impulsar. Si han apostado por esto, que no se queden cortos. Es un sinsentido. Esto tiene que crecer y mejorar, lo otro es una falta de concordancia.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. Hay que mejorar la participación de los agentes implicados, que sea más directa con la fiesta. Por ejemplo, ha habido un Congreso Internacional de Patios organizado por la UCO (Universidad de Córdoba) y no entiendo qué es esto. A nosotros nos han dado el Patrimonio Inmaterial (de la Humanidad) por la singularidad. Y a quién han invitado… Los propietarios y cuidadores no hemos estado. Tenemos que provocar espacios de encuentro para generar ideas que mejoren la fiesta. Yo abogo por la sostenibilidad, con un proyecto, por ejemplo, de ahorro de agua. Si tú quieres perpetuar esto, vamos a buscar estrategias entre todos.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. Un futuro prometedor si entre todos lo construimos. Esto se llena de gente, cada vez viene más. El futuro es prometedor si lo hacemos entre todos.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. Que tengan en consideración (los visitantes) un acto de gratuidad, que entran a unas casas. Esto no es un museo. Que entren con esa visión de gratitud hacia unas personas que abren sus casas para que las vean. Que entren con respeto y un poco de agradecimiento. Somos una casa que gratuitamente les abrimos las puertas. Eso debe ser un auténtico valor.

Etiquetas
stats