Saja y el recuerdo de la noche más amarga

El portero regresa con el Nàstic a El Arcángel, donde vivió el descenso del Córdoba a Segunda B en junio de 2005 | El argentino estuvo errático en el duelo con el Valladolid que costó la categoría

Es habitual. En los últimos cursos, más de lo normal incluso. No son pocos los partidos que traen consigo un reencuentro de un viejo conocido con el Córdoba. El del próximo sábado ante el Nàstic (El Arcángel, 18:00) no será una excepción. Del cuadro grana forman parte hasta tres ex jugadores blanquiverdes. Iago Bouzón y José Carlos son dos de ellos. Pero el nombre más significativo de ese trío es en esta ocasión el de Sebastián Saja. El argentino, que firmara por el conjunto catalán el pasado mercado estival, retorna a un campo donde vivió con intensidad una lucha sin cuartel que acabó mal. Muy mal. Las tardes alegres de repente dieron paso a la noche más amarga en la historia reciente de la entidad califal. Fue el día en el que a la escuadra cordobesista le tocó sufrir el dolor de un descenso. Nadó y en la orilla se ahogó: cayó a Segunda B. Sucedió el 12 de junio de 2005.

La historia comenzó en el mercado invernal de la 2004-05. Esa temporada, el Córdoba preparó en verano una plantilla llamada a luchar por las cotas más altas. Por una vez, en aquella época, no se evitaba la palabra ascenso a la hora de marcar el reto. Sin embargo, nada funcionó y el conjunto blanquiverde completó una paupérrima primera vuelta de campeonato. Tras la décimo novena jornada apenas sumaba seis puntos. El club, que ya había cambiado por dos veces de entrenador -serían hasta cuatro los inquilinos del banquillo-, se lanzó entonces a la desesperada. Firmó a Juan Carlos Rodríguez para la dirección deportiva y llevó a cabo una profunda remodelación del equipo entre diciembre y enero. Una reconstrucción en la que también llegó Sebastián Saja. El guardameta recaló en el conjunto califal procedente del América de México, si bien conocía la Liga española tras su paso la temporada anterior por el Rayo. Por cierto, con los madrileños también descendió de categoría.

Se trataba de una de las muchas piezas nuevas a las que se encomendaba el cuadro blanquiverde para buscar una heroica permanencia. El argentino no tardó en hacerse con la defensa de la portería, en la que completó grandes actuaciones que sirvieron para ayudar a una hazaña que terminó por no serlo. El Córdoba protagonizó una segunda vuelta de ascenso -entonces directo, pues no había play off-, pero cuando vio la luz de pronto se quedó a oscuras. El 12 de junio de 2005 llegó el Valladolid a El Arcángel, que presentó un lleno casi absoluto. La afición estaba entregada y confiaba. Pero todo se tornó negro. El guardameta no tuvo su mejor día y encajó casi cada disparo que efectuaron los pucelanos. La pelea contra los elementos lo fue entonces, también, contra el crono. El final de la historia de sobra es sabido. Los califales cedieron por 3-4 y descendieron a Segunda B. Y Saja acabó de manera triste su periplo a orillas del Guadalquivir.

Etiquetas
stats