Poderío granate también en Zarautz

Lance de un partido del Cajasur CBM en Fátima | MADERO CUBERO

Soñar es gratis. Es una de esas expresiones que de tanto repetirlas se convierten en tópicos. Pero no deja de ser cierto. Menos aún cuando con esfuerzo y constancia uno alcanza metas a corto plazo de gran importancia. La principal hoy por hoy del Cajasur Córdoba de Balonmano (CBM) es continuar con su magnífica temporada en División de Honor Plata. Y por ende alcanzar la segunda fase por el ascenso en una peculiar campaña en esta ocasión. Va por buen camino desde luego, ya que mantiene una línea envidiable. A través de ésta se aproxima cada vez más a su objetivo de no tener que pensar lo más mínimo en la permanencia. Como ejemplo, su victoria este sábado en la pista del Amenábar Zarautz (20-23). El conjunto granate demuestra su poderío al dominar en todo momento el marcado y sumar dos valiosos puntos que le colocan, en su tercera posición del Grupo B, con una ventaja de seis sobre el sexto clasificado -un Trops Málaga que cae de manera clara en Ciudad Real-.

Arrancó el choque con la primera posesión para el Cajasur CBM, que aprovechó para tomar la ventaja inicial en el tanteador. Tras el tanto de Esteban López, los granates se mostraron fuertes en defensa y pudieron abrir una ligera diferencia (0-2). El partido se tornaba, a simple vista, sencillo. Pero nada había más lejano a la realidad: el equipo de Jesús Escribano estuvo errático en sus siguientes salidas ofensivas y esto permitió al Amenábar Zarautz igualar (2-2). Con todo, el conjunto cordobés fue el que llevó en todo momento la iniciativa en el electrónico, por mucho que fuera con rentas tan sólo de uno o dos goles. Fue tras sendas igualadas a cinco y seis, la una tras la otra claro está, cuando consiguió poner más tierra de por medio hasta situarse con cuatro dianas por delante (6-10). La escuadra visitante se sirvió en ese momento de la superioridad en pista que provocó la exclusión de Xabat Olaizola.

En ese instante el técnico del Amenábar Zarautz ya había solicitado tiempo muerto -tras el 6-9 en el tanteador- para tratar de reconducir la situación. Pareció conseguirlo al reducir su desventaja a los dos tantos con el 9-11, que vino justo después de que el preparador cordobés también reclamara su primer asueto de indicaciones. Es cierto que parecía tener cierto control de la contienda pero el Cajasur CBM no terminaba de romper el marcador. Falló quizá demasiado en ataque y concedió más de los debido, aunque no en exceso ni mucho menos, en defensa. El caso es que al descanso se llegó con una diferencia de tan sólo dos dianas (10-12), que pudo ser menor todavía de no aparecer providencialmente Vicente González. El guardameta chileno tapó bien un disparo de los vascos en los últimos segundos de la primera parte.

Tras el paso por vestuarios el Amenábar Zarautz no dio utilidad a su primera posesión, pero sí pudo estrechar el cerco en torno al cuadro granate con un tanto de Mikel Amilibia. Con el tanteador nuevamente ajustado (11-12) el Cajasur CBM procuró dar un paso al frente para encarrilar definitivamente el encuentro. Sin embargo, no pudo hacerlo hasta bien entrada la segunda mitad. Eso sí, nunca perdió su control tanto del electrónico como, por tanto, del partido. Los cordobeses mantuvieron rentas de entre uno y dos dianas, de forma que se repetía el guion de la media hora anterior. De gran importancia fue durante este tiempo el hecho de que ni siquiera dos inferioridades por sendas exclusiones pasaran factura al equipo de Jesús Escribano, que solicitó tiempo muerto a menos de diez para el final con la idea de desequilibrar la balanza.

Pareció surtir efecto el plan del técnico granate pues la diferencia se elevó hasta los tres tantos con un 18-21 que obligó al entrenador local a imitar la acción de su rival. Aún con cinco minutos -y un pellizco más en forma de segundos- seguía abierto el duelo, pero el Cajasur CBM fue capaz de medir bien el ritmo y cada uno de sus pasos a seguir en lo que restaba. Cierto es que perdió una diana de renta pero no menos que en ningún momento permitió que la contienda se igualara más allá de eso. El caso es que con 20-22 en el electrónico, los granates tuvieron una posesión con la que podían cerrar del todo el triunfo. Faltaban 40 segundos, por lo que el recurso más sencillo era sostener una jugada ofensiva larga. No importaba apurar y correr el riesgo de pasivo. Así lo hicieron los cordobeses, que rubricaron finalmente los dos puntos con un gol de Esteban López a 13 segundos de que sonara la bocina (20-23). De esta forma, los de Jesús Escribano acuden a vacaciones con una gran satisfacción y con la vista fijada casi -pero sin echar las campanas al vuelo- en la fase por el ascenso.

FICHA TÉCNICA

AMENÁBAR ZARAUTZ, 20: Paulo Ostolaza, Ander Atorrasgasti, Oihan Balenciaga (4), Mikel Iraeta (3), Ander Adarraga, Julen de Carlos (p. s.), Mikel Beristain (1), Iker Ortiz, Josu Atorrasagasti, Mikel Amilibia (2), Unai Vallejo, Eneko Goenaga (3), Ibai Pérez (2), Jokin Jiménez y Manex Kalegain (2).

CAJASUR CBM, 23: Vicente González, Nano, Esteban López (4), Carlos León (1), Sean Corning, Javi Parejas, Fernando Torres (p. s.), Jeremy Figueredo, Pablo Martín, Daniel Ayala, Alberto Requena (5), Jota Abad (2), Julio Morgado (3), Aitor Gómez (4) y Juanlu Moyano (4).

ÁRBITROS: Millán Cazorla e Izquierdo Molina (Comités Catalán y Vasco). Excluyeron a los locales Ander Atorrasagasti y Xabat Olaizola; y a los visitantes Jota Abad (2) y Esteban López.

PARCIALES: 2-2, 3-5, 6-6, 6-8, 7-10, 10-12 (descanso), 12-13, 14-16, 15-17, 17-18, 18-21, 20-23.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimosegunda jornada del Grupo B de División de Honor Plata, disputado en el Pabellón Aritzbatalde Udal Kiroldegia.

Etiquetas
stats