Parar, respirar y seguir... hasta quién sabe dónde

Romero acompaña a los jugadores hasta el tunel de vestuarios | ALVARO CARMONA
El Córdoba, que tendrá descanso este martes, buscará el próximo domingo en Villarreal “empezar una nueva competición en una que ya estaba iniciada” para aferrarse a Primera

Uno de seis. Ése es el balance de la doble cita decisiva que afrontaba en los últimos días el Córdoba, al que ahora sí que sólo le queda pensar en algo así como un milagro para continuar en Primera. Las opciones de permanencia en la máxima categoría del fútbol español pasan de manera casi exclusiva por un pleno de victorias en las siete jornadas que restan hasta el final del campeonato. Lo cierto es que las matemáticas todavía dejan abierta la posibilidad de aferrarse a un clavo cada vez más ardiente y a éste se quiere agarrar el cuadro califal, que este lunes regresó al trabajo después de la noche más oscura que se recuerde por estos lares en mucho tiempo. El equipo cedió ante el Elche, que jamás había marcado ni ganado en El Arcángel cuando lo visitó en la elite, y recibió una significativa reprimenda por parte de la afición. Lo hizo con una sesión a puerta cerrada a la que seguirá un día de descanso este martes. Después, tocará retomar la actividad con la mirada puesta únicamente en el próximo duelo con el Villarreal (domingo, 19:00). Será ese encuentro una oportunidad, quizá la última, para iniciar una etapa diferente.

“Queríamos empezar una nueva competición en una que ya estaba iniciada”, aseguró José Antonio Romero tras el encuentro ante el Elche. Al final, no hubo un comienzo dentro de lo comenzado, toda vez que el conjunto blanquiverde sumó otra derrota a su casillero de partidos perdidos, que son 11 en lo que va de segunda vuelta. Con todo, el técnico insistió en que todavía queda vida. Lo dicen las matemáticas, las mismas que hablan de la necesidad de completar un tramo final de curso casi perfecto -si no perfecto- para seguir en Primera. “Vamos a contrarreloj”, admitió el preparador califal, que también recordó los buenos números que hizo el equipo en la etapa que ahora debe de afrontar en la primera parte del campeonato. ¿Se podrán repetir e incluso mejorar? La respuesta llegará a partir del próximo domingo en Villarreal, donde el Córdoba buscará resetear su estado mental y emocional para que el cuerpo cuente con mayor disposición de cambiar en su totalidad una pésima dinámica que conduce a Segunda A.

Quiere iniciar una nueva competición dentro de la que disputa desde el pasado verano y para ello no queda otra que volver a ganar, algo que no hace desde enero. Pero no va a resultar fácil, pues presenta el calendario unos cuantos encuentros de gran dificultad. El primero, el del próximo domingo ante el Villarreal, una escuadra que busca amarrar su posición en Europa League de la temporada venidera. El conjunto castellonense es sexto con 51 puntos, cinco más que un Málaga que apura sus opciones de estar en torneo continental el siguiente curso. Después, llegará el Athletic de Bilbao, el primer equipo en sufrir una derrota a manos del Córdoba esta campaña. De aquello hace ya unos cuantos meses, tantos que de por medio hubo un cambio de año. Los vascos visitarán El Arcángel el viernes 24 de abril (20:45). Comenzará ese día un nueva semana de alta intensidad para los blanquiverdes y para todos los conjuntos de Primera. El martes 28 de abril viajarán los de José Antonio Romero a Valencia para enfrentarse al Levante, un rival directo al que en la actualidad ve a nueve puntos de distancia. Ésa es precisamente la diferencia que tiene que salvar el cuadro califal para salir de la zona de descenso.

Tras el duelo directo, al que espera llegar el Córdoba todavía con vida y más cerca de lo que a estas alturas parece imposible, habrá que asumir la más complicada de las contiendas en lo que resta de temporada. Así lo es a priori, al menos. El sábado 2 de mayo, en pleno mes festivo en la ciudad, el Barcelona regresará a El Arcángel en campeonato de Liga. Querrán evitar los de Romero que esa tarde sea como esa otra de 1972. Superado un tramo de gran dureza, los blanquiverdes tendrán en las tres últimas jornadas del curso tantos otros choques con rivales directos y con otro que lo podría haber sido pero que ya tiene la salvación amarrada, aunque no sea de forma matemática. El cuadro califal visitará al Granada, que ahora le aventaja en cinco puntos, recibirá al Rayo Vallecano y se desplazará a tierras guipuzcoanas para medir fuerzas con el Éibar en Ipurua.

Etiquetas
stats