“Me ofrecieron jugadores por Deivid, pero no me gustaron”

Carrión, en primer plano, en un entrenamiento del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Una caída debe ser siempre el comienzo de un nuevo camino. Ésa es la idea con la que siempre ha de superarse un tropiezo y así lo asumen en el Córdoba, que después de perder ante el Cádiz piensa sólo en su choque con el Oviedo del próximo sábado (18:00) en el Carlos Tartiere. De ahí que Luis Miguel Carrión compareciera con rostro sonriente este jueves en su rueda de prensa previa al partido. El técnico analizó de nuevo el duelo del pasado domingo con la escuadra amarilla y resolvió que "hay que mejorar bastantes cosas". "Llevo dos semanas con el cuerpo técnico en el primer equipo, hemos cambiado bastantes cosas y hay que mejorar mucho. Desde la salida del balón, que a veces nos arriesgamos demasiado, hasta, sobre todo, situaciones en las que no defendemos bien con la línea de cuatro y eso es básico para mí", explicó el preparador catalán. "No somos el Barça, no tengo ese objetivo. No es un ego personal salir con el balón, es tratar de atraer al rival y ya lo conseguíamos, porque el Cádiz nos venía a presionar", señaló el entrenador blanquiverde al ser cuestionado sobre ese asunto.

El técnico entendió, en cuanto a ese modo de actuar desde atrás, que ya se comienza a hacer bien, pero que resta para perfeccionarlo. "Creo que en algunas situaciones teníamos que haber buscado más la segunda línea, que eso no es pegar un pelotazo. Eso lo hemos trabajado y creo que se puede mejorar. Aun así, nuestra filosofía, nuestro modelo de juego va a ser tratar de hacer daño al rival con el balón", apuntó. Acerca del rival del próximo sábado, Carrión indicó que "es un buen equipo, que tiene buenos jugadores, que está trabajado y que sabe a lo que juega, pero que tiene puntos débiles, como todo el mundo". "Estoy convencido de que si lo hacemos bien tenemos muchas posibilidades de ganar", añadió. Eso sí, advirtió de la dificultad de marcarle al Oviedo, ya que "es un bloque defensivamente fuerte" y al que "sobre todo en su campo es difícil hacerle gol". Por otro lado, preguntado sobre el posible malestar de algunos futbolistas importantes de la plantilla por no contar con minutos desde su llegada al banquillo, el preparador catalán aseveró que "lo que tiene que hacer ese jugador, que puede ser cabrearse, es trabajar para ganarse el puesto". "Lo que quiero que entienda el que no está participando tanto es que tiene que pelear", concluyó.

Por otro lado, surgió nuevamente el asunto del mercado invernal, en torno al cual el entrenador blanquiverde insistió en que los fichajes llegarán sólo si potencian el nivel del equipo. "Para que venga un jugador en enero tiene que mejorar lo que hay y eso lo valoraré yo. A mí la plantilla me sigue gustando. Todas son mejorables y si hay un jugador que tiene ilusión por venir aquí y creo que mejora, pues vendrá", expuso. ¿Y qué posiciones ve con mayor debilidad? "No voy a decir posiciones, veremos un poco todo. Es fácil, si nos ofrecen a Messi mejoraríamos", contestó. Por cierto, que Carrión comentó que sí hubo opción de incorporar a algún futbolista debido a la lesión de Deivid, pero que la desechó. "El club hizo un buen trabajo, me ofreció jugadores y a mí no me gustaron, creía que no mejoraban", afirmó. Quien sí será como un refuerzo es Markovic, del que destacó que "va a aportar muchas cosas". Con todo, avisó de que "todavía le queda ritmo de competición y entrenar con sus compañeros". "Creo que para principios de enero puede estar perfecto, pero ya está entrenando con el grupo", concluyó.

Etiquetas
stats