“Nos tenemos por muertos y todavía seguimos vivos”

José Antonio Romero, en la banda de El Arcángel. | ÁLVARO CARMONA
José Antonio Romero apela a tener "orgullo y entereza" para seguir en la lucha y afirma que le gustaría "llegar a los 35 puntos" | "No me voy a escudar en la mala suerte", asegura

En el ambiente, la sensación de que el final está ya escrito. En la retina aún, la derrota ante el Elche, en el partido en el que quizá estaba en juego el todo por el todo. Otro tropiezo más en El Arcángel, así como en la temporada y en una segunda vuelta en la que el equipo apenas suma un punto. Pero el descenso aún no es un hecho y en eso quiso hacer hincapié tras el duelo José Antonio Romero. "En estos momentos nos tenemos de muertos totalmente y todavía seguimos vivos y tenemos que tener ese orgullo y esa entereza de seguir afrontando todas las adversidades que han venido a lo largo de la temporada", indicó el técnico del Córdoba, que apuntó que "el vestuario está asumiendo que se intenta y, por tanto, está digiriendo una noche bastante desagradable". Porque el preparador blanquiverde entendió que sus jugadores han "intentado de todas formas" encontrar el triunfo, "no sólo ya en el encuentro, sino desde que nos pusimos en manos de recuperar todas las circunstancias". "Pero todo son condicionantes negativos y adversidades", agregó.

Para el entrenador califal la trayectoria del Córdoba en Primera "ha quedado resumida en el primer gol", que "no debería de haber terminado" en tanto, pues se trataba de una acción "defendible". Fue producto, según Romero, de "una mala interpretación de la lectura de un balón que viene con una trayectoria muy amplia". Lo que sí tiene claro y así lo expuso es que "ante esas adversidades, reponerse y dar continuamente respuestas es algo para lo que no tenemos margen de maniobra". Tras hablar de "los condicionantes que tiene el fútbol", el técnico afirmó que no se va a "escudar en la mala suerte" y advirtió de que "matemáticamente todavía no se puede demostrar" que el equipo está descendido. Es decir, no queda otra que continuar adelante, aunque sea "a contrarreloj".

"Estamos todos muy jodidos", señaló Romero sobre el estado anímico resultante de la derrota ante el Elche. Una situación que quizá es mayor para Ghilas y Juan Carlos, los jugadores más criticados por la afición. Sobre el franco argelino indicó que "estaba en proceso de recuperación y ha intentado poner de su parte" y que quizá "a la hora de su trabajo individual desde fuera no es de un rendimiento óptimo, pero lo ha intentado y hay que agradecerlo". En cuanto al guardameta, apuntó que la bronca la han "tenido que soportar todos" y que "la afición es muy libre y puede elegir hacia dónde focalizar su reclamación". Para terminar, el preparador blanquiverde se marcó un reto: "Me gustaría llegar a 35 puntos". Difícil estará si el equipo no logra al fin alcanzar una victoria.

Etiquetas
stats