Meriem Ezbida regresa por la puerta grande

.

Su decisión de abandonar el balonmano de manera temporal por motivos laborales significó ser la principal baja del Adesal durante la pasada temporada. Fue una auténtica referencia en las filas fuensantinas, donde ha acumulado cerca de un lustro de experiencia, llegando a defender la portería cordobesa en la máxima categoría del balonmano nacional. Por tanto, aunque no pueda considerarse una salida directa, su marcha sí que supone dejar atrás a una de las grandes figuras de la historia del Adesal, ya que, al igual que Alba Sánchez, que también ha puesto rumbo este verano al Balonmano Zuazo de División de Honor, ambas pertenecen al selecto grupo de centenarias con el cuadro cordobés. Por tanto, su salto de categoría después de un año de paréntesis pone sobre la mesa el enorme talento que atesora y, además, lo hará en el Mecalia Atlético Guardés, subcampeón nacional el presente curso.

Tras una campaña centrada de manera exclusiva a su trabajo de fisioterapeuta, la joven guardameta de 23 años volverá a las pistas enrolándose en un proyecto que le exigirá máximo compromiso y dedicación. En este sentido, la cordobesa ha confesado en los canales oficiales del club gallego que “lo echaba mucho de menos y pensé en volver a vincularme al balonmano”. No obstante, lo último que se le podía pasar por la cabeza era que el actual subcampeón de la Liga Guerreras Iberdrola fuese a querer contar con ella. “Cuando me llamó Prades se removió en mí el sueño que tenía, lo vi como una señal y aposté fuerte”, remarca la jugadora.

Ahora dejará su actual empleo y pondrá rumbo a Pontevedra, para llegar a un equipo que ha estado siguiendo en la División de Honor Femenina. “He seguido la liga, sé que el Guardés se estuvo jugando el título hasta la última jornada”, puntualiza -el equipo finalizó con empate a 46 junto al Súper Amara Bera, aunque perdió por la diferencia de goles-, y esa trayectoria y ambición del conjunto del Baixo Miño ha empujado a Ezbida a hacer las maletas. “Del proyecto me atrae todo; Guardés siempre hace plantillas fuertes que aspiran a todo. ¿Quién no querría competir en un equipo que ha sido primero y segundo en los últimos años?”, subraya Ezbida.

Su fichaje supone ya el cuarto salto a División de Honor de una jugadora con pasado reciente en el Adesal, junto a Sánchez, Esperanza López (Rincón Fertilidad Málaga) y Fátima Suaré, ésta última muy cerca de incorporarse al Mavi Nuevas Tecnologías La Calzada. Unos movimientos que hablan muy bien del trabajo realizado por Paco Bustos y todo su cuerpo técnico, que deberán volver a rearmarse para seguir aspirando a estar arriba en División de Honor Plata.

Etiquetas
stats