Un mal arranque castiga al Peñarroya

.

La incertidumbre acabó pasando factura. El Climanavas Agrometal Peñarroya no supo hasta apenas 24 horas antes del inicio del partido que éste se iba a disputar finalmente. Así es, diversos problemas en el protocolo del Covid-19 hacían presagiar a mediados de semana que la contienda iba a suspenderse. Sin embargo, la decisión final de la Federación Española de Baloncesto estableció que finalmente se disputara el choque, después de que el conjunto califa y el Bodegón Andalucía CB Cimbis presentasen pruebas del Covid-19 de sus respectivas plantillas con resultados negativos. Eso sí, la demora en la oficialidad parece que ha afectado en el rendimiento de los califas, que han pagado con la derrota un irregular inicio en San Fernando.

Fue el Cimbis el que mejor entró en el partido durante los primeros compases, demostrando una solvencia anotadora muy superior a la de su adversario. De hecho, en los primeros diez minutos llegó a mandar hasta por nueve puntos, en gran medida gracias a la aportación de Joaquín Martínez, que con once tantos se mostró imparable en el arranque. Con todo, el Peñarroya pudo tomar oxígeno gracias al buen hacer de Fall (6 puntos) en el poste bajo, aunque el primer parcial se lo terminaría apuntando el equipo local por 19-13.

Una renta que continuaba en aumento con el paso de los minutos. No encontraban los de Juanra Guzmán la manera de frenar la sangría ofensiva gaditana, que incluso llegó a subir el nivel antes del descanso. Hasta 26 puntos metió el Cimbis en el segundo periodo, ahora con nuevas armas que iban sumándose a la contienda, tales como Ángel Cañas o Manuel Ezomo. El Peñarroya, por contra, siguió tratando de no perderle la cara al partido de la mano del pívot, bien secundado en esos minutos por Luis Rodríguez. Aún así, la diferencia al descanso era clara (45-28).

La reacción visitante llegaría tras el tiempo de asueto. Ahí se produjeron los mejores minutos del equipo cordobés, que al fin comenzaba a carburar en ataque, en gran medida gracias a la puntería del mencionado escolta, y conseguía a su vez detener el acierto local. Las bajas se redujeron tras un parcial de 15-24, entrando en los últimos diez minutos con una diferencia inferior a los diez puntos (60-52). No obstante, de nuevo aparecería el último apretón del Cimbis, que recuperó entonces la manija del encuentro, para apuntarse la victoria final por 80-63, dejando al Peñarroya con un balance de un triunfo y un derrota en el Grupo D-B de Liga EBA, aunque con dos encuentros aplazados.

Etiquetas
stats