El Juzgado de lo Mercantil requirió información sobre la inscripción del Córdoba

Junta general ordinaria de accionistas del Córdoba CF SAD | ÁLEX GALLEGOS

Múltiples y muy diferentes son los frentes abiertos. En el plano deportivo, la entidad -y más concretamente su área técnica- trabaja para culminar la confección de la plantilla del primer equipo -y de otros-. Un conjunto éste, el dirigido por Juan Sabas, que vuelve al trabajo este martes con la presencia ya, al menos en teoría, de sus últimos fichajes, Bernardo Cruz y Mario Ortiz. Al tiempo, el club como tal aguarda una resolución final por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) acerca de su inscripción a través de Unión Futbolística Cordobesa (UFC). Son los aspectos de mayor interés hoy por hoy en torno a El Arcángel pero no los únicos. Tampoco impiden que otros hechos salgan a la luz durante estos días. Así, existe conocimiento del requerimiento que el Juzgado de lo Mercantil hiciera jornadas atrás, la pasada semana, al administrador concursal del Córdoba CF SAD, Francisco Estepa, de información sobre el registro del cuadro califal en el ente federativo.

Así es, el juez sustituto de la mencionada sala -la número 1 de lo Mercantil- instó a la administración concursal de la SAD a ofrecer detalles sobre la situación en el apartado institucional del conjunto blanquiverde. Lo hizo el pasado jueves después de estudiar una impugnación sobre las intervenciones de Francisco Estepa y UFC ante la RFEF. "Dada cuenta del anterior escrito en el día de hoy, visto su contenido, requiérase a la administración concursal para que informe al Juzgado, a la mayor brevedad posible, sobre la situación actual y previsible, según la normativa y requisitos de la Real Federación Española de Fútbol, de la inscripción del Córdoba CF en las competiciones deportivas de la temporada 2020-21 de dicho órgano federativo", dictó el magistrado según documento al que ha tenido acceso CORDÓPOLIS.

En el texto, el juez en función en ese instante también solicitó a Francisco Estepa que "informe de las actuaciones llevadas a cabo por la referida administración concursal en tal sentido y en los términos interesados en el escrito presentado". Por tanto, desde el Juzgado de lo Mercantil se planteó la incógnita sobre el futuro más inmediato de la entidad. Sucedió un día después de que concluyera el plazo definitivo de la RFEF para la inscripción de los diferentes clubes de España en las competiciones estatales para la campaña 2020-21. Del mismo modo, ocurrió cinco jornadas antes de que el órgano federativo diera a conocer el reparto de grupos de Segunda B y de que se supiera, por ende, que el conjunto blanquiverde queda encuadrado en el subgrupo B del Grupo IV pero "pendiente de resolución".

Tal circunstancia, en el plano judicial, tuvo lugar exactamente dos semanas después de que el Juzgado de lo Mercantil también dictara auto tras requerimiento de Francisco Estepa. Fue el 13 de agosto y entonces el dictamen en la Ciudad de la Justicia se dio con motivo de la imperiosa necesidad del Córdoba -la SAD, y UFC si deseaba tener la opción de inscribir al primer equipo en Segunda B- de solventar deudas con Domingo Cisma y Bruno Montelongo, las cuales eran exigidas por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Dichas cantidades habían de abonarse antes de que terminara esa jornada para no incurrir en infracción que conllevaba el descenso administrativo. Pues bien, por tal motivo el administrador concursal acudió a la entonces jueza sustituta con el fin de liberar parte del remanente de la cifra consignada en noviembre por UFC para la compra de la unidad productiva del Córdoba CF SAD.

"Habida cuenta que aún existe remanente de la cantidad depositada, por este administrador concursal se interesa la liberación por el Juzgado de 147.780,90 euros para que se atiendan diversas deudas de carácter deportivo, ya vencidas y cuyo impago podría afectar al funcionamiento de la unidad productiva vendida en su día", pidió Francisco Estepa en escrito al Juzgado de lo Mercantil. La magistrada indicó, en relación al nuevo concurso de acreedores, que "dado que el presente procedimiento se encuentra en estado de suspensión debido a la aceptación de la abstención del magistrado titular del Juzgado Mercantil, debe en primer lugar alzarse la citada suspensión al único efecto de tramitar la presente solicitud". Así, tomó la competencia para "acordar que se libre mandamiento de pago al administrador concursal solicitante en la suma de 147.780,90 euros".

Este último hecho, en términos generales y sin detalles, se conoció públicamente el 14 de agosto, cuando precisamente hubo información respecto de la resolución de la deuda ante la AFE -tras las denuncias de Domingo Cisma y Bruno Montelongo-. Ahora este periódico muestra el desarrollo de los más recientes acontecimientos en una sala de la Ciudad de la Justicia que aguarda la llegada de Fernando Caballero, magistrado que va a asumir el proceso del nuevo concurso del Córdoba CF SAD y la venta de su unidad productiva dada la recusación del titular del Juzgado de lo Mercantil número 1, Antonio Fuentes. Es él el encargado de dar firmeza jurídica o reprobar los autos que su compañero firmó en noviembre de 2019. Aunque antes ha de decidirse dentro de la Audiencia Provincial sobre otros dos incidentes de recusación.

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2020 - 08:20 h
stats