Un informe de daños no tan negativo

Jovanovic, en una acción del duelo con el Zaragoza | LOF

La distancia crece de nuevo. Aunque no lo hace en demasía. Cierto es que la jornada resulta negativa, pero no lo es menos que bien pudiera haber sido peor. El informe de daños final presenta menor gravedad de la prevista para el Córdoba, que tras perder en Zaragoza ve la permanencia a ocho puntos. Es decir, uno más que antes de visitar La Romareda, donde el conjunto blanquiverde dejó escapar una gran oportunidad para dar más fuerza a la luz que creía encontrar al otro lado del túnel. Más sombría es la situación esta semana, un hecho que el cuadro califal tiene ocasión de reconducir el próximo domingo. El equipo de Jorge Romero recibe al Barcelona B y tiene opción de reparar los desperfectos sufridos, en lo anímico y en la clasificación, el pasado viernes.

Tenía el Córdoba la posibilidad de disminuir la diferencia con la salvación de los siete a los cinco puntos. Y además de meter de lleno en su lucha al Zaragoza. Pero no fue capaz de acabar al fin con su triste trayectoria como visitante, un rol con el que sólo ganó un partido hasta ahora. Fue en el primero que disputó lejos de El Arcángel. Dada la derrota, al conjunto blanquiverde sólo le quedaba esperar a que los resultados no empeoraran el panorama. Una esperanza que se cumplió a medias con la derrota del Nàstic en Gijón y, sobre todo, con el empate del Almería ante el Numancia. Las tablas del equipo de Lucas Alcaraz permitieron al cuadro califal cerrar el domingo a ocho y no a nueve puntos de la permanencia.

Así, los de Jorge Romero regresan al trabajo este lunes con el único objetivo de lograr la victoria ante el Barcelona B. El duelo que se disputa el próximo domingo (20:00) es otra ocasión para recortar la distancia con una salvación que marca precisamente el filial azulgrana con 27 puntos. De ganar, el Córdoba tiene la posibilidad de reducir la diferencia a los cinco -según lo que haga el Almería en Lorca-. Además, tiene en su mano mantener en problemas a la escuadra catalana. Con ese pensamiento vuelve a los entrenamientos el cuadro califal, que por otro lado espera refuerzos en un final de mercado invernal que va a ser intenso en El Arcángel.

Por delante tiene el club tres días -si se cuenta este lunes- para dar nuevos aires a la plantilla de su primer equipo. Una remodelación para la que ya hay más de un nombre sobre la mesa. Juanjo Narváez y Jesús Valentín están atados, y no son los únicos que van a incorporarse a la disciplina blanquiverde. Con todo, el vestuario pone desde ya sus cinco sentidos en el trabajo sobre el césped que va a ser a puerta abierta en la Ciudad Deportiva en el inicio de semana, el miércoles -tras una jornada de descanso el martes- y el jueves (los tres días a las 10:30). Bajo cerrojo va a entrenar finalmente el cuadro califal el viernes y el sábado.

Etiquetas
stats