Idilio junto al Mediterráneo

Jovanovic, en la visita al Nàstic de la pasada campaña | LOF

Quizá parezca lo contrario, pero es un buen destino. Es probable que la percepción no sea ésa hoy por hoy debido a los últimos precedentes. Pero es cierto, en Tarragona el Córdoba escribe la historia de un idilio junto al Mediterráneo. La ciudad catalana es la primera a la que el conjunto blanquiverde ha de viajar en el recién inaugurado 2019 y lo hace con la obligación de alcanzar su primer triunfo lejos de su feudo en lo que va de temporada. Sobre el papel, no existe un escenario más propicio para conseguirlo que el Nou Estadi. En dicho campo aguarda el Nàstic, que el domingo espera, por su parte, lograr una victoria para no quedar descolgado en la última plaza. A buen seguro, los granas prefieren obviar el aspecto estadístico de cara al choque. Más si cabe tras el más reciente precedente, que no es otro que el 1-2 con que se impusiera el cuadro califal la pasada campaña.

Pero antes de recordar el último partido, cabe realizar una revisión del histórico de enfrentamientos entre catalanes y andaluces en la imperial Tarraco. Sobre todo para tener presente que el Nàstic es el rival ante el que mejor balance como visitante tiene el Córdoba. El dato lo aporta Álvaro Vega, compañero de @laligaennumeros, quien señala que ningún otro estadio se le da mejor al conjunto blanquiverde. Claro está que la estadística versa sobre el porcentaje de resultados positivos en relación al número de encuentros jugados. Como curiosidad añade que el segundo desplazamiento más favorable hasta ahora para los califales es Cáceres, donde sólo perdieron uno de los ocho duelos que tuvieron ante el Cacereño.

De vuelta a Tarragona, el Córdoba logró cinco victorias y pudo obtener siete empates en sus 16 visitas. Sólo cuatro derrotas cedió en territorio catalán, lo cual significa que apenas perdió el 20% de las ocasiones en que visitó al Nàstic. La última vez en que el cuadro grana consiguió vencer en este tipo de enfrentamientos es sin embargo muy reciente. Se produjo en la campaña 2016-17, cuando superó por 2-1 a los califales, entonces a las órdenes de Luis Miguel Carrión. Aquel tropiezo fue el primero que sufrió el conjunto blanquiverde después de siete contiendas en feudo tarraconense. Y otro dato aún más interesante, si alguien necesitara ganar en optimismo estos días, es el único en las últimas nueve comparecencias de los cordobesistas en el Nou Estadi.

Tan positivo bagaje histórico comenzó a firmarlo el cuadro califal la campaña 1974-75 de tan ingrato recuerdo en El Arcángel. Entonces, bajo la dirección del histórico Vavá, consiguió una clara victoria por 0-2. Los dos tantos los marcó Martínez. El Córdoba repitió alegría en Tarragona un curso después, en aquella ocasión con Gonzalo Uceda en el banquillo y gracias a un solitario tanto de Gallego. El técnico cerró su etapa como interino precisamente en el Nou Estadi tras suplir al brasileño y para ceder su puesto a otro nombre inolvidable en la historia del club -así como del fútbol español-, Ignacio Eizaguirre. Ambos choques se disputaron en Segunda, categoría en la que los dos equipos se vieron las caras 14 veces por dos en Segunda B.

Antes de estas dos victorias, por cierto, el conjunto blanquiverde empató a uno en la temporada 1972-73, en la que fue su primera visita al Nàstic, y cedió por 2-1 un curso después. Ya en la 1978-79, en la división de bronce, los catalanes se impusieron por 2-1 para lograr su segundo triunfo ante los califales. El tercero no lo alcanzaron hasta el nuevo siglo. Porque una vez separaron sus caminos tras la campaña 1980-81, con victoria blanquiverde por 1-2 -también en Segunda B-, los dos conjuntos no se vieron las caras de nuevo hasta la 2001-02. Fue entonces cuando el cuadro califal cayó por última vez hasta la mencionada de la 2016-17. Pinilla hizo el único gol del partido, que sirvió a los granas para derrotar a un equipo dirigido por Mariano García Remón. A las órdenes del preparador madrileño estaban, por cierto, el actual director deportivo del Córdoba, Rafa Berges, así como su segundo entrenador, José Vicente Soto.

Entre esa derrota y la sufrida en la temporada 2016-17, el Córdoba acumuló hasta seis empates y logró un triunfo. Este último lo consiguió en la 2009-10, con Lucas Alcaraz al frente del equipo y gracias a dos goles de Pepe Díaz y José Vega (0-2). El cuadro califal, por tanto, visitó el pasado curso al Nàstic después de cuatro comparecencias sin saber lo que era ganar. Lo hizo además en una situación complicada, pues seguía demasiado lejos de la permanencia que finalmente logró. Eso sí, encadenaba en ese momento tres victorias y buscaba una cuarta. La alcanzó merced a tantos de Aythami y Sergi Guardiola (0-2) y después de que José Antonio Reyes cerrara su primera gran actuación en global -en Alcorcón ya dio destellos de lo que podía aportar-. Los tres puntos dejaron a los califales a sólo cinco de la salvación, tras recortar ocho en sólo cuatro partidos.

Etiquetas
stats