Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Domingo, 16/06/2024

Goleada al Murcia (5-0) y mofa al presidente

.

Redacción Cordópolis

0

Los hombres de Berges encuentran portería en el que ha sido el mejor partido en lo que va de campaña

Un meneo y una burla en una mañana fría para el palco y cálida para el público. El equipo que comanda Rafael Berges, que ha conseguido su máxima goleada de la temporada ante un flojo Murcia, ha comenzado con un inmejorable paso su segunda ronda de competición. En una semana cargada de dimes y diretes, con una directiva que actúa a ritmo de impulsos y un equipo sin apenas efectivos para cubrir convocatorias, El Córdoba ha hecho sonreír a toda la afición pese a que ésta haya marcado una línea de clara oposición al régimen de González mediante cánticos cargados de ironía. Porque, por primera vez en la campaña se ha conseguido algo que a todas luces parece contradictorio: El escarnio y la victoria. Una cosa, la primera que siempre suele darse cuando las aguas vienen revueltas. Y es que a lo mejor se ponen así, si es que no se remedia la coyuntura generada. Porque al cordobesismo, que se haga negocio individual con el equipo de sus amores no le cuadra. En cualquier caso, la situación tiene remedio a no ser que el presidente quiera hacer caso omiso de lo rezado contra él.

El partido comenzó con un codazo descomunal de Nafti a Abel trascurridos los primeros 46 segundos. El árbitro, aún frío, optó por no sacar la roja para no desequilibrar el encuentro de salida, aunque motivos hubo para ello.

Los de Berges, ya de inicio, no se cortaron ni un pelo y metieron la directa para pilotar a un gran nivel por la banda derecha. Con un Cristian García inmenso, tanto en defensa como en ataque, en el segundo minuto de encuentro tuvo lugar la primera ofensiva seria del los blanquiverdes comandada por el siete cordobesista, que llegó a línea de fondo para intentar un centro que no acabó de efectuarse.

En la réplica, los de Siviero, en la única ocasión de su primera mitad, enviaron un balón al palo tras un centro por banda derecha que Ruso estrelló contra la base de la madera zurda.

Sin aminorarse, los locales, despuntando con Cristian y Pedro, ascendían siempre con el propósito de poner balones por alto a un Rennella motivado. Casi en el diez, Pedro, muy activo, combinó de tacón con Dubabier en banda zurda, para que este se adentrara en el área haciendo temblar a la defensa rival.

Con el ataque más equilibrando por ambos costados gracias al balanceo desarrollado por Abel, más crecido que en otras ocasiones, los locales apenas dejaban tener la pelota al conjunto pimentonero, que perdía el balón con demasiada facilidad.

En esas, en el minuto once, el colegiado pitó un claro penalti a Pedro que Rennella disparó de manera mansa y que Javi Jiménez pudo rechazar hasta en dos ocasiones tras una estirada por bajo en su palo izquierdo.

Lejos de aminorar su ritmo, el italiano, ávido por marcar y dedicar a su fallecido padre, el punta se vino arriba, provocando con sus movimientos más huecos frente al cuadro antagónico. En el minuto diecisiete, el propio Rennella estrelló un cabezazo en el travesaño tras un gran centro de Cristian al que le precedió una buena incorporación.

Apenas tres minutos después, y también de cabeza, tras una falta pateada por Abel, Kiko puedo dejar el primero en el casillero blanquiverde. Tomó precauciones el Murcia ante el asedio de los locales, circunstancia que no pudo impedir una nueva incursión por banda derecha de los cordobesistas que, tras un buen balón colgado por Abel, consiguieron el primero de la mañana por obra y gracia de Rennella.

El italiano, sin dudarlo, practicó un buen giro de cabeza imprimiendo velocidad a un esférico que no puedo atajar Jiménez.  Curiosamente, la grada, más animada tras el tanto, comenzó a mofarse con cánticos dirigidos hacia la presidencia donde se escuchaba “Carlos, véndeló, Carlos, véndelo”, en alusión al italiano.

Pasada la media hora, el dominio blanquiverde puso su guinda con un Fede que, hasta en dos ocasiones se deshizo de sus rivales. El conjunto murciano, muy tibio siempre, sacó un remate de cabeza de Ruso a diez para el intermedio en una acción aislada.

Con el Córdoba jugando a su merced, una combinación entre Cristian y Fede concluyó con un disparo desde la frontal del área del lateral que se convirtió en el primer golazo de la jornada y que dio fin a una primera parte de claro dominio blanquiverde donde, de nuevo, hubo cabida para la mofa.

En la segunda mitad, Siviero partió de arranque con un cambio e incorporando a Saul por Albiol intentando descargar de tarjetas a su equipo. Se pidió penalti en el área cordobesista por una posible mano de Armando que, de manera limpia, sacó un balón con soltura.

Los murcianos, empeñados en cambiar el aspecto de su juego, intentaron imprimir algo de dinamismo, pero sin continuidad. Apenas en los primeros minutos tras la reanudación, Catalá, a la salida de un córner, disparó raso y con buen ángulo desde la frontal del área topando con un compañero en plena línea de gol. Fue un conato de mejoría que se tradujo en el mejor intervalo del rival.

No le salía nada al Murcia y sí al Córdoba, que volvió a dominar notoriamente el partido una vez transcurridos los primeros diez minutos. Al cuarto de hora, una espléndida jugada por la banda zocata, partiendo desde atrás, propició una cabalgada de Dubarbier, que pudo levantar la cabeza y poner un centro al área pequeña que Pedro remató con el pecho sumando el tercero y abriendo el abanico de la burla.

Comenzaron los cambios en las filas blanquiverdes y continuó el dominio. El Murcia, sin apenas recursos, parecía totalmente noqueado y sin ideas. Los de Berges, que incorporaron a Joselu en el ataque, sumaron el cuarto tras una pifia defensiva de Catalá. El onubense, muy atento y astuto, robó el balón para colocar el cuarto por bajo. De nuevo, el escarnio.

El Murcia, que apenas ejerció su condición de rival, sólo tuvo otra ocasión durante la segunda mitad con un disparo lejano y en seco de Molinero que pudo colarse por el palo diestro de Alberto.

El partido, lejos de acabar con un cuarteto de goles, aún tenía guardada una última alegría para el aforo cordobesita. López Silva, recién salido, y tras un despeje del guardameta rival, aprovechó un balón que llegó a sus pies en el vértice del área para con apenas media zancada ponerse en posición de lanzamiento y meter un cucharón marca de la casa que dejó el segundo golazo de la mañana consiguiendo hacer volar hasta la escuadra contraría una bola con cariz reivindicativo. De nuevo, la burla.

El Arcángel, que vivió su particular fiesta, respira con tranquilidad después de una semana especialmente movida en lo extradeportivo. Por delante, días para soñar con volver a los más alto de la tabla y para esperar incorporaciones que consoliden las aspiraciones propuestas por la directiva. Conviene que se ponga remedio al meneo interno. Lo importante es el fútbol. Eso es lo que mola.

FICHA 5-0

CÓRDOBA CF: Alberto, Cristian, Armando, Kiko, Fuentes, López Garai, Abel, Pedro, Dubarbier (López Silva, minuto 67), Fede (Caballero, minuto 79) y Rennella (Joselu, minuto 61).

MURCIA: Javi Jiménez, Molinero, Dos Santos, Catalá, Tagliafico, Albiol (Saul, minuto 45), Nafti, Nico (Mario Marín, minuto 64), Emilio, Kike y Cristian Ruso (Gómez, minuto 73).

GOLES: 1-0, Rennella (minuto 28); 2-0, Cristian (minuto 45); 3-0, Pedro (minuto 61); 4-0, Joselu (minuto 65); y 5-0, López Silva (minuto 88).

ÁRBITRO: José Luis Lesma López (madrileño). Amonestó a Nafti; Nico; Molinero; Albiol; Tagliafico (doble amarilla); Rennella y Pedro.

INCIDENCIAS: Jornada 22 de Liga. Estadio El Arcángel. Terreno de juego irregular en una jornada fría y con viento. 11.136 espectadores.

Etiquetas
stats