Con el gol en el punto de mira: con Sandoval siempre marca

Sergi Guardiola pugna con dos jugadores del Almería en la primera vuelta | LOF

La guerra entra en su definitiva recta final. A partir de ahora, cada enfrentamiento es de vital importancia de cara al triunfo último. Ya sea éste el ascenso o, como le sucede al Córdoba, la permanencia. La lucha por la salvación es intensa, más si cabe después de que el Barcelona B lograra continuar en ella y de que el Albacete necesite todavía escapar del conflicto. De ahí que las contiendas, todas, cobren especial relevancia a estas alturas de temporada. Mayor aún si éstas son entre rivales directos, como lo es el choque del próximo domingo (20:00) entre el conjunto blanquiverde y el Almería. Un encuentro éste que, más que nunca, se convierte en una batalla en la trinchera. Y es en singular debido a que el foco principal de atención va a estar en torno a la portería del conjunto visitante. Porque el cuadro rojiblanco va a poner a prueba la capacidad ofensiva del califal una vez que aprende a no recibir goles. Para seguir en esa línea ha de frenar a una línea de vanguardia que anota sí o sí desde hace quince partidos.

En efecto, si un aspecto tiene perfectamente cubierto el Córdoba esta campaña es su facultad de ver puerta. A pesar de su comprometida situación a lo largo del curso, el bagaje en ataque del conjunto blanquiverde es digno de mención. Sus guarismos son más que positivos en este sentido, por mucho que tiempo atrás no ayudaran a resolver su problemática en la clasificación. Esto es así, principalmente, gracias a la brillante actuación de Sergi Guardiola. No en vano, el balear es el tercer máximo goleador de Segunda A esta temporada. Lleva ya 21 en Liga. Por si fuera poco, el cuadro califal reforzó su ya de por sí buen escuadrón ofensivo en el mercado de invierno con la llegada de jugadores como José Antonio Reyes o Juanjo Narváez, así como con el paso al frente de Jovanovic y la irrupción del joven Álvaro Aguado. Ellos van a ser los encargados de mantener al equipo de Sandoval como uno de los de mayor potencial en línea de vanguardia de la categoría de plata en lo que resta de campeonato.

Los números en ataque del Córdoba fueron a más incluso después de la contratación del preparador madrileño. De la mano de José Ramón Sandoval, los blanquiverdes marcaron siempre. En las trece jornadas en las que el técnico ha estado al frente, su equipo ha visto puerta un partido sí y otro también. Aun cuando no ha sido capaz de superar a su rival o ha iniciado el duelo por debajo, ha logrado anotar. A esta cifra han de sumarse los dos últimos encuentros dirigidos por Jorge Romero, lo que eleva el dato a quince jornadas consecutivas con al menos un tanto a favor. En este período, el cuadro califal ha acumulado un total de veintidós dianas, veinte bajo las órdenes de su actual entrenador, de las cincuenta que tiene en su casillero del global de la campaña. Una estadística ésta que es punto importante a la hora de buscar la victoria frente a cualquier adversario. Claro está que la solidez defensiva también importa para que los goles no sean neutralizados por el rival, como sucediera ante el Huesca, por ejemplo.

Precisamente es de seguridad atrás de lo que más presume hoy por hoy el Almería, el rival de los blanquiverdes el próximo domingo. El conjunto rojiblanco atravesó una fase complicada en la que encadenó ocho jornadas sin conocer la victoria. Una dinámica ésta que le condujo a entrar en una situación delicada: cayó poco a poco en la tabla hasta acabar decimoctavo con los mismos puntos que el Córdoba, primer equipo que buscaba salir del descenso. En el período mencionado, el cuadro del Poniente andaluz sólo mantuvo su portería a cero en una ocasión -ante el Cádiz, con el que empató-. El final a esta negativa etapa lo puso Lucas Alcaraz, que presentó su dimisión de forma inesperada. La salida del granadino del banquillo supuso un giro radical a la realidad del siguiente adversario de los de José Ramón Sandoval. Un cambio de rumbo que fue posible sobre todo a la solvencia en labores defensivas.

Tras la despedida de Alcaraz, el Almería decidió confiar su futuro más inmediato a Fran Fernández. Hombre de la casa, el técnico apostó por iniciar el camino hacia los resultados positivos desde la línea de retaguardia. Dicho y hecho, reforzó el trabajo en defensa y hasta ahora le ha funcionado. En los tres encuentros que ha dirigido a los del Poniente andaluz, estos no han recibido gol. A cero dejaron su portería ante el Barcelona B (1-0), el Tenerife (0-0) y el Granada (2-0), un valor seguro actualmente que les permite acariciar la salvación apenas tres jornadas después de meterse en apuros. Suman 46 puntos y están a un triunfo, al menos en principio, de certificar su continuidad en Segunda A. El de este domingo es por tanto una batalla en la trinchera, en la del cuadro rojiblanco concretamente, que pone a prueba la capacidad ofensiva del Córdoba y al tiempo su solidez atrás.

Etiquetas
stats