Sara Moreno, con la emoción de otro primer gol

Sara Moreno, en un partido con el Ourense Envialia.

No es el primero. Tampoco es el segundo, ni el tercero. De hecho, es muy complicado determinar el número de goles que acumula en su amplia y brillante trayectoria. Para ello se hace necesario acudir a las estadísticas de todas las temporadas. Sin embargo, ella lo vive como si se estrenara en estas lides. A sus 35 para 36 años, Sara Moreno es capaz de emocionarse con un tanto como si no hubiera visto puerta jamás. Resulta comprensible pues marca después de cuatro meses fuera de las pistas. Es el motivo por el que tiene un significado tan especial la diana que anotara el sábado. Y también de que la celebración de la cordobesa fuera un llanto incontenible. En sus lágrimas, y en los abrazos de sus compañeras y técnicos, se reflejan la satisfacción del premio a lo que nunca le falta: sacrificio y convicción.

Con la emoción de otro primer gol. Quizá es la manera más precisa de resumir lo que la pívot sintió durante el encuentro del Ourense Envialia de esta jornada. En el cuadro gallego milita la cordobesa, una de las referentes de aquel Deportivo Córdoba que se hizo con dos títulos de Liga -entre otros- hace una poco más de una década, y con él tuvo la oportunidad de disfrutar de su oficio como si el tiempo no hubiera transcurrido. Y su oficio no es el fútbol sala, que también, sino batir a las porteras rivales. De esta forma cerró su retorno a las canchas, que se produjo después de superar una grave lesión. En noviembre, la jugadora sufrió una rotura del ligamento lateral interno de su rodilla izquierda y también una rotura parcial del ligamento cruzado anterior. Al menos pudo esquivar el quirófano.

No fue fácil pero la cordobesa puso todo su empeño en recuperarse lo más pronto y pisar otra vez el parqué. Durante estos meses, que fueron cuatro, siempre demostró en redes sociales su optimismo y, más aún, su facultad para rehacerse. Lo consiguió y ya la pasada semana gozó de su vuelta a una convocatoria del Ourense Envialia, que cabe recordar -por si alguien lo olvidó- compite en Primera. Entonces, la goleadora no contó con minutos, tal y como informó CORDÓPOLIS, pero pudo estar en el banquillo. Ya era un paso adelante, si bien faltaba el esencial. Éste lo dio el sábado en el choque de su escuadra ante el Cidade As Burgas, rival ante el que hizo lo que mejor sabe. No es otra cosa que el gol. Anotó el sexto de las suyas, que se impusieron por 7-1, y a los segundos, tras reír y alzar los brazos, no pudo reprimir el llanto.

Terminó para Sara Moreno una larga e intensa espera, y lo hizo con justo premio a su compromiso y trabajo por superar el gran escollo que se le había presentado. “El éxito no se mide por lo que logras sino por los obstáculos que superas”, escribió hace sólo unos días en Twitter. Dichas palabras venían a resumir muy bien lo que fueron estos cuatro meses para la cordobesa, que también en redes sociales mostró su felicidad por tan grato regreso. “Qué bonito volver a tener estas sensaciones, volver a disfrutar desde dentro con mis compañeras, con mi gente. Increíble día, creía que nunca llegaría este momento”, expresó la histórica futbolista. Por supuesto, quiso aprovechar para agradecer a su club, que en este tiempo le ofreció todo su respaldo.

Etiquetas
Publicado el
14 de marzo de 2021 - 05:00 h