Djukic descuelga las botas para golear a la prensa

Djukic saca el balón ante uno de los periodistas. | ÁLVARO CARMONA
El técnico regresa al césped por una hora para participar en el duelo entre empleados del Córdoba y periodistas, que termina con un claro triunfo de los primeros por 10-2

Cuentan los más veteranos que en una ocasión, no hace mucho tiempo, el equipo de la prensa se impuso al compuesto por los empleados del Córdoba en el encuentro que ambos disputan cada año por estas fechas. Lo cierto es que parece más tradicional la goleada que encajan los periodistas que la cita en sí, que recuperó como escenario el terreno de juego de El Arcángel. El partido concluyó con un claro pero engañoso 10-2 favorable a los trabajadores del club, cuya escuadra contó con la participación de un tal Miroslav Djukic. Porque el técnico blanquiverde descolgó este jueves las botas para cambiar su rol y actuar de nuevo sobre el césped. El serbio demostró su buen estado físico y permitió ver su clase en el centro de la defensa, aunque tampoco tuvo unos rivales que supieran ponerle en complicaciones. Además, ofreció otras prestaciones a su escuadra, pues sacó el balón controlado y mostró una gran visión a la hora de conectar con sus compañeros. Entre ellos estaban Luis Miguel Carrión, Estanislao Asensi, Pedro Cordero, Julio Cruz o Sebas. Éste último cubrió la meta con solvencia: detuvo los menos de cinco disparos de los ‘plumillas’ a lo largo del choque.

El partido estuvo condicionado por los dos primeros goles del conjunto de empleados, pues el primero llegó tras un penalti más que dudoso y el segundo tras una mano del delantero en el interior del área. Aun así, en el segundo acto los periodistas supieron entrar nuevamente en el encuentro al colocar el 6-1 en el tanteador. Entonces, el cuadro ‘gacetillero’ optó por jugar con una libertad posicional absoluta. O lo que es lo mismo, todos los jugadores, salvo el guardameta, descubrieron su puesto y ocuparon cualquier otro. El desbarajuste fue aprovechado por los trabajadores del club para elevar su ventaja a los nueve tantos (10-1). Una diana de pena máxima, como el primero -esas acciones sí las dominan los ‘plumillas’-, dejó el resultado en el definitivo 10-2. Resultó curioso que, a pesar de su falta de capacidad en ataque, los ‘juntaletras’ se crecieran cuando tenían delante a Djukic. Todos querían, cuando le encaraban, superar al serbio, que cortó de raíz y con limpieza cada intento. El preparador balcánico está en forma, todo lo contrario que sus adversarios. Sin embargo, sus botas vuelven a quedar colgadas para continuar la búsqueda de la permanencia del Córdoba desde el banquillo.

Etiquetas
stats