Crespo, un multiusos para suplir al jefe Íñigo

Crespo, junto a Rossi en un entrenamiento. | MADERO CUBERO
El sevillano volverá a acompañar a Pantic en el eje de una defensa en constante remodelación ante el Éibar | El Córdoba no ha encajado gol en sus dos citas sin el riojano

Busca la tercera victoria consecutiva en un comienzo de año para enmarcar. Superó al Granada e hizo lo propio, aunque fuera por un error del Rayo, en Vallecas y por vez primera esta temporada aguarda un nuevo encuentro fuera de la zona de descenso. El estado anímico mejora y el Córdoba espera vencer de nuevo al Éibar, al que pretende combatir con las mismas armas que tan bien le han funcionado en los últimos partidos. "En ningún momento podemos perder nuestra esencia, lo que nos ha permitido sacar la cabeza un poquito, que es el trabajo, el sacrificio y la intensidad defensiva", indicaba Djukic este jueves. La receta es continuar con la seguridad atrás, la misma que ha permitido al cuadro califal cerrar con la portería a cero cuatro duelos de los cinco más recientes. Resulta curioso que tan buen dato lo hayan logrado los blanquiverdes en el tramo de competición en que parecieron tener mayores problemas en el eje central de la zaga, los cuales todavía siguen ahí.

Sin ir más lejos, en los dos últimos choques, hubo de hacer las veces de central José Ángel Crespo. El sevillano acompañó en la zaga a Pantic debido a las molestias de Íñigo López, que este miércoles tuvieron un diagnóstico concreto. El riojano sufre una lesión en el semitendinoso de su pierna derecha y el plazo de recuperación lo marcará su vuelta a los entrenamientos. Después de formar como titular indiscutible en todos los partidos hasta entonces, en Barcelona se tuvo que retirar antes de tiempo por unos problemas que le mantienen en el dique seco desde que comenzara 2015. La suya, pasaba por ser una baja sensible para el equipo, que además contaba con la ausencia de Iago Bouzón. El gallego comienza a trabajar con el grupo, algo que el preparador califal valora como positivo, puesto que "es importante que todo el mundo esté aportando cosas". Termina de esta forma con un período de rehabilitación más prolongado de lo que en principio se preveía tras sufrir un golpe en el abdomen en el duelo con el Villarreal.

Lo cierto es que a lo largo de varias semanas, Djukic ha tenido que responder a los diferentes contratiempos que le han surgido en la parcela defensiva, en la que ya no actúa como central Deivid. El canario cumple las funciones de pivote y ni siquiera las bajas han provocado que el serbio le devolviera a su demarcación natural. Con todo, el Córdoba consiguió alcanzar, también con la aportación del resto de compañeros sobre el campo, sus mejores cifras en defensa. Ante el Éibar, el conjunto blanquiverde tratará de mantener esa dinámica de nuevo con Crespo en el eje de la zaga. El de Lora del Río, por cierto, puede acabar reconvertido en zaguero después de la llegada de Edimar para un lateral izquierdo que se completa con Pinillos y con la apuesta de Fede Vico por parte del técnico. Sea como fuere, el sevillano se presenta como una pieza multiusos para el serbio, para el que no existen problemas sin solución. Ni siquiera en una zona del terreno de juego que considera esencial para el buen funcionamiento del equipo.

Etiquetas
stats