El Córdoba se lleva el primer derbi

.

Un partido a la altura de la rivalidad. Poco a poco, los enfrentamientos entre el Córdoba Femenino y el Pozoalbense se están convirtiendo en choques de tradición y mucho nivel, y eso es justamente lo que se ha visto en el encuentro correspondiente a los cuartos de final de la Copa Andalucía RFAF, que se está celebrando en Alhaurín de la Torre. Los dos conjuntos cordobeses se dieron cita en el feudo malagueño para disputar el que ha sido el primer derbi de la temporada, pues sendos equipos se verán las caras también en la competición liguera de la Reto Iberdrola. De hecho, dicho enfrentamiento es el que abre el curso. Y la emoción parece estar servida, pues el partido gozó de máxima igualdad, hasta el punto de que tuvo que resolverse en la tanda de penaltis.

Fue el conjunto de Ariel Montenegro el que entró mejor al partido, llevando la voz protagonista desde los primeros compases con un juego más vertical y mayor atino a la hora de encarar portería. La joven delantera Wifi se erigió como una verdadera amenaza para Ana de Murga, y de una acción suya saldría la primera gran oportunidad clara del partido. La jugadora cayó dentro del área en una contra cordobesista y la árbitra decretó penalti. Sin embargo, el lanzamiento de Ali Muñoz se estrelló contra la guardameta pozoalbense, y el rechace, siendo aún más claro, lo tiró por alto.

El protagonismo continuó siendo blanquiverde, que generaba cierto nerviosismo en las jugadoras de Manuel Fernández en cada acercamiento. Encarni probó fortuna con un gran disparo lejano y de nuevo Wifi pudo adelantar a las suyas, pero el buen hacer de la meta rival impidió que el electrónico se moviese durante todo el primer tiempo. Por su parte, el equipo pedrocheño encontraba claridad casi siempre desde las botas de Natalia Montilla, pero su acierto no gozaba de tanta regularidad.

Y sería tras el tiempo se asueto cuando se abriese de una vez el marcador. María Avilés impactó un disparo inalcanzable desde falta directa que desató la locura capitalina. Eso sí, no tardó mucho en rehacerse el Pozoalbense, ya que en una recuperación de balón cercana al área consiguió convertir el empate. Fue entonces cuando llegaron los minutos más polémicos, pues las amarillas eran una constante en el partido, e incluso el conjunto provincial llegó a quedarse con una jugadora menos. Esa desventaja la aprovechó el Córdoba para lanzarse al ataque en el tramo final, y pudo ser de nuevo Wifi la que sentenciara, aunque erró en un mano a mano.

Las de Manuel Fernández apuraron hasta el último instante y pudieron incluso llevarse el partido, con una falta al borde del área botada por Montilla y que despejó Carmen Gordillo. Llegaba el turno de la pena máxima. Los dos conjuntos se plantaron en los libres directos con los nervios a flor de piel, y fue ahí donde el Córdoba mantuvo la sangre más fría para llevarse el choque (5-3) y el pase a la siguiente ronda. Este viernes, las de Montenegro se enfrentarán al Betis en semifinales.

Etiquetas
stats