El Córdoba echa el cerrojo

Partido Córdoba - UCAM Murcia en El Arcángel | MADERO CUBERO

El Córdoba parece haber aprendido al fin la lección de contar con una defensa sólida. Sin duda, la debilidad atrás ha sido uno de los principales lastres que han impedido al conjunto blanquiverde tener un proyecto equilibrado y con capacidad real de aspirar a los ambiciosos propósitos impuestos por la entidad. Han sido constantes los movimientos de un curso a otro en el club, ya sea en la zaga o en la portería. Y este mismo año, con Juan Sabas a la cabeza, la revolución no se ha quedado atrás. Sin embargo, y pese a que son solo tres los encuentros que acumula el equipo, lo cierto es que la sensación que ofrece es de haber encontrado finalmente la fortaleza en esa zona del campo. Una característica que ya quedó evidenciada prácticamente durante toda la pretemporada, y que se ha visto confirmada además con el arranque del curso. El Córdoba ha echado el cerrojo y desde ahí aspira a consolidarse entre los mejores en el Grupo IV-B, dentro de una de las campañas más complicadas e inciertas de la historia del fútbol español.

En efecto, la primera decisión sorprendente del técnico madrileño fue la inclusión de Edu Frías como titular en detrimento de Isaac Becerra. Un puesto que el joven arquero catalán asumió con plena naturalidad y que se ha ido repitiendo con el paso de las jornadas. Así es, Frías es a día de hoy el guardameta principal del equipo, lo cual ha quedado refrendado con sus tres participaciones de manera ininterrumpida en los tres enfrentamientos celebrados. Asimismo, la línea defensiva ha sido igualmente una constante, pues Bernardo Cruz, Djetei, Espeso y Farrando han sido los futbolistas encargados de formar dicha demarcación en todos los encuentros mencionados. Así, las modificaciones se han producido desde esa zona del campo hacia delante. Y es que la regularidad ha sido la tónica principal del equipo en estos primeros compases de la temporada.

Apenas un gol ha encajado el Córdoba en 270 minutos, cifra que le deja como uno de los mejores del Grupo B. De hecho, únicamente el UCAM Murcia, último rival de los cordobeses, mantiene su portería a cero (además del Recreativo Granada, aunque en este caso es que todavía no se ha estrenado), aunque ya se comprobó que la estrategia de los universitarios pasa por un sistema muy defensivo, en el que la mayor parte del equipo se encierra atrás y apenas suman ocasiones en ataque. Muestra de ello es que tan solo llevan dos goles anotados, por los cuatro de los blanquiverdes. Asimismo, entre el resto de clubes que también han disputados todos sus compromisos, El Ejido ha encajado dos, el Lorca Deportiva tres y el Yeclano cinco. Eso sí, en el caso de los almerienses, ese mínimo déficit se compensa con creces con los siete tantos a su favor.

Bien es cierto que la situación es muy similar a la del inicio del curso 2019-20, pues entonces el Córdoba había recibido igualmente tan solo un gol en los tres primeros partidos, apuntándose tres a su casillero. Eso sí, el plantel de Sabas ha conseguido a su vez disminuir la sensación de peligro en su área. Le generan muchas menos ocasiones de gol. Es más, el único tanto encajado hasta la fecha ha tenido también la firma de un jugador blanquiverde, pues Alberto del Moral es quien que se lo apuntó en propia puerta en el encuentro disputado en la cancha del Yeclano Deportivo. Los números cordobesistas también sobresalen si la mirada se amplía hacia el Grupo A, pues solo tres equipos se mantienen con un solo gol en contra (Algeciras, Linenese y Tamaraceite), aunque todos ellos han tenido menos atino ofensivos que los califas.

Así las cosas, la mejoría es notoria y de momento el preparador madrileño mantiene una fórmula que le ha permitido sumar siete de los nueve puntos en juego. No es una cuestión baladí dada la incertidumbre que se genera jornada tras jornada, pues hasta cuatro equipos del subgrupo se han visto obligados a suspender alguno de sus enfrentamientos programados a causa del Covid-19, mientras que el filial nazarí todavía no ha podido vestirse de corto en partido oficial.

Etiquetas
stats