Cumplir y sobrevivir

Jugadores del Córdoba celebrando la parada de Becerra

0

Mirándolo con perspectiva, el Córdoba inició la segunda fase del campeonato liguero de la mejor forma posible. Con tres puntos en una de las salidas quizás más inciertas de todas las que se va encontrar de ahora en adelante, y siendo la primera piedra tras el duro varapalo que supuso quedarse fuera de los tres primeros clasificados del subgrupo. Ya solo valen las victorias y alcanzar la primera se antojaba como una de las asignaturas más complejas de lo que resta de curso. Y eso que el plantel dejó dos caras bien distintas, siendo capaz, como se ha visto durante buena parte de la temporada, de lo que mejor y de lo peor, aunque en este caso alcanzando el botín deseado. 

El golpe recibido ante el Betis Deportivo todavía mostraba sus secuelas en el plantel cordobesista, que, pese a todo, saltó al terreno de juego con la intención de desequilibrar la balanza lo antes posible a su favor. Y así ocurrió. Los primeros 20 minutos de partidos fueron, de largo, los mejores para los de Pablo Alfaro en todo el choque. También coincidió con los peores del Tamaraceite. Y en esas, la renta apenas se fue hasta el 0-1. 

El Córdoba cumplió su cometido en ataque, que no era otro que acertar, al menos en una ocasión, en la meta canaria. Fue a los dos minutos de partido y en jugada ensayada. Pero el tanto vale igual. La situación se puso rápidamente de cara, y más aun si cabe minutos después cuando el cuadro local se quedó con uno menos por la doble amarilla de Jordan. Ahí los cordobesistas pudieron poner el broche, sobre todo con una oportunidad clara de Javi Flores, cuyo mano a mano con Nauzet acabó estrellándose en el travesaño. 

El paso de los minutos se transformó en relajación cordobesista, al tiempo que insuflaba confianza en los locales. Más si cabe atendiendo a que el plantel de Alfaro se fue poco a poco cargando de cartulinas amarillas, lo que hacia cada vez más latente la posibilidad de que se igualaran las fuerzas de nuevo a nivel numérico. 

Y es que lo dejó claro el propio técnico al finalizar el partido al afirmar que “al Tamaraceite, si le dejas levantarse, tiene calidad para hacerlo”. Y vaya si lo hizo. El Córdoba acabó el encuentro pidiendo la hora y con Isaac Becerra como héroe bajo palos. Hasta tres acercamientos de relativo peligro acumularon los locales en el tramo final, con especial hincapié en el penalti pitado en el tiempo extra. 

El meta acertó la dirección de lanzamiento cuando todo el cordobesisimo andaba con el corazón en un puño y el grito de liberación resonó en todas partes. “Tenía claro hacia dónde iba a tirar el penalti por cómo estaban colocados sus compañeros”, aseguró el guardameta, insistiendo en que “pocos equipos van a sumar puntos de aquí”, así que “ahora vamos a disfrutar de esta victoria y a partir del miércoles pensaremos en el Linense”. Primer paso dado. Cumplir y sobrevivir. 

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
5 de abril de 2021 - 05:45 h
stats