El CBM se topa con el Antequera

.

Preparados para lo bueno. La pretemporada de todo equipo tiene que servir para aglutinar trabajo y minutos de cara a un primer tramo liguero que puede marcar diferencias en una preparación más atípica de lo normal. A lo largo de este tramo, los chicos de Jesús Escribano han ido cogiendo carga física en sus enfrentamientos ante Trops Málaga y BM Caserío, donde cosecharon una derrota y una victoria, respectivamente. En su tercer choque, el CBM Cajasur compitió, pero salió derrotado ante el Iberoquinoa Antequera (21-33), un rival que debería aspirar, si todo sale como se espera, a conseguir el ascenso a la Liga Sacyr Asobal. Sin embargo, los granates, vestidos en esta ocasión de azul, volvían a jugar como locales después de siete meses sin hacerlo y en una plaza de gran categoría como es Vista Alegre.

El partido comenzó con un CBM enchufado y con las ganas de volver a ganar como local en el feudo capitalino. Por ello, los de Jesús Escribano pronto se adelantarían en el marcador y mantuvieron una ventaja de dos tantos por encima del Iberoquinoa, aunque pronto daría la vuelta el conjunto malagueño. Con el paso de los minutos, los pupilos de Lorenzo Ruiz iban dominando el juego interior y fueron acortando la diferencia hasta que, pasado el cuarto de hora, doblegaron el electrónico a los cajistas. Mientras tanto, en los locales iba sobresaliendo la figura de Samu Plaza. El juvenil fue el más destacado de los granates durante la primera mitad y contribuyó tanto en ataque como en defensa a que el Iberoquinoa no se fuese en el marcador antes del paso por vestuarios de ambos equipos.

La segunda mitad arrancó con la misma tónica que la primera. El CBM de nuevo salió de vestuarios con muchas ganas y a base de tesón consiguió igualar el marcador en los primeros nueve minutos, aunque no duró mucho. Otra vez conforme el tiempo pasaba, el conjunto malagueño se iba asentando y dominando, esta vez, tanto el juego exterior como interior. De hecho, una vez sobrepasado el segundo cuarto de hora del encuentro, el Iberoquinoa ya aventajaba por cuatro goles a un plantel granate que siguió luchando para neutralizar ese parcial. Sin embargo no fue así y la escuadra de Lorenzo Ruiz acabó ganando el encuentro con una ventaja de doce tantos.

Aunque hayan cosechado una nueva derrota, el encuentro frente al Iberoquinoa Antequera ha sido una gran prueba de fuego para los de Jesús Escribano ya que el conjunto malagueño, siguiendo la línea de juego mostrada el curso pasado y si todo sale según lo previsto, debería pelear por ascender a la Liga Sacyr Asobal. Mientras tanto, el CBM seguirá con su particular preparación con los dos últimos partidos de la pretemporada. Los cajistas irán hasta El Pandero para enfrentarse ante el ARS Palma del Río el próximo 12 de septiembre, mientras que los palmeños viajarán hasta la capital con el fin de coger ritmo ante el CBM el 18 de septiembre en un pabellón aún por concretarse. Una derrota amplia que no tapa el buen juego mostrado por los granates en algunos tramos del partido.

Etiquetas
stats