El boxeo, ante un asalto decisivo

Jóvenes de entrenamiento en el Club José Gutiérrez 'Guti' | CLUB JOSÉ GUTIÉRREZ 'GUTI'

Un deporte sin forofos no es nada. De hecho, tendría las horas contadas o no sería denominado como una actividad deportiva. Esa competición y amor hacia un hobby es imprescindible para la mayoría de los ámbitos que componen esta vida e incluso puede salvar a un deporte en específico. Con la entrada del Covid-19 en España, varias son las disciplinas deportivas que se han visto obligadas a suspender su trabajo diario debido a la alta probabilidad de que sus profesionales se vean afectados por el coronavirus. Esto ha hecho que la vuelta a la normalidad sea más difícil de lo esperado llegando, incluso, al cierre indefinido de muchos clubes cordobeses. El Club de Boxeo José Gutiérrez Guti sufrió más de lo esperado una vez que la cuarentena obligó a cerrar el gimnasio donde sus socios practicaban boxeo. "Estaba muy preocupado porque la nave estuvo cerrada dos meses y medio y eso son muchos gastos", explica el dueño y entrenador, José Gutiérrez, a CORDÓPOLIS.

La pandemia azotó a la sociedad de la noche al día. El deporte nacional trabajaba de cara a un final de temporada emocionante, pero el Covid-19 obligó a adoptar medidas extremas como la suspensión indefinida de la actividad de todos los clubes que desarrollaban su ejercicio tanto al aire libre o espacio cerrado como individual o con compañeros. Sin embargo, el deporte minoritario ha sufrido mucho más con esta situación y no sabe si podrá recuperarse. "Tuvimos que cambiar varias cosas como horarios, entrenamientos diferentes, nada de contacto...", además de que "seguimos las normas a raja tabla", afirma un entrenador que, aunque no ha tenido infectados en su club, sabe el grado de daño que ha soportado su gimnasio en las últimas semanas. "Afectó mucho en todos los sentidos y, sobre todo, a los competidores", apunta Gutiérrez.

Y es que hay profesionales que representan el nombre del Club de Boxeo José Gutiérrez Guti por todo el panorama internacional, aunque su actividad ha quedado parada por el momento. "Teníamos una competición profesional en Polonia con Rafael Secilla", mientras que "habían elegido a Noelia Gutiérrez -hija del entrenador- para el campeonato de Europa schoolboy femenino que se iba a disputar en Irlanda durante el mes de julio", además de que "se suspendió el campeonato de Andalucía en todas las categorías donde teníamos representación", asevera José. Asimismo, este club tiene también mucho futuro por delante. "El día 25 llevo a dos niñas al Plan Nacional de Tecnificación Deportiva (PNTD) del equipo nacional" ya que "las han seleccionado como futuras promesas al ser dos campeonas de España schoolboy de 13 y 14 años", por lo que "estarán una semana concentradas en el Centro de Tecnificación Deportiva Infanta Cristina ubicado en Murcia", admite.

Aunque la supervivencia no se consigue sola. Después de un confinamiento muy duro, José Gutiérrez valora la capacidad de reacción que ha logrado su mayor activo en la actualidad, sus socios. "Le debo todo a ellos. Un club como el nuestro se mantiene en pie gracias a los deportistas que vienen", explica un entrenador que subraya el gran ambiente que hay en su gimnasio. "Verdaderamente somos como una familia y nuestros socios están encantados", apunta. Sin embargo, Gutiérrez no esconde la incertidumbre que sufría una vez que el Covid-19 daba una tregua al deporte nacional. "Estaba muy preocupado porque la nave estuvo cerrada dos meses y medio y eso son muchos gastos", aunque ocurrió algo que no esperaba ya que "cuando decidimos abrir en junio todos los socios vinieron de nuevo", asevera un José que sopesó la idea de "cerrar definitivamente".

No obstante, la realidad actual es bien distinta. La actividad del Club de Boxeo José Gutiérrez Guti ha cambiado de la noche al día. "Tenemos que tomar temperatura, limpieza de calzado y mucho alcohol y lejía para la limpieza", explica el entrenador. Gracias a esto y al seguimiento a raja taba de la normativa sanitaria propuesta propuesta por la Junta de Andalucía, los socios vuelven a realizar su hobby favorito, aunque el futuro sigue estando muy difuso. "No hay nada claro. Hay mucha confusión en redes sociales y, si te digo la verdad, no sé que contestar", culmina un José Gutiérrez que seguirá estando trabajando para que sus socios puedan disfrutar de uno de sus deportes favoritos. Para ello tendrá que luchar y aguantar todos los asaltos que el Covid-19 le proponga hasta que haya una nueva vacuna.

Deportes minoritarios antes y después del Covid-19

La esgrima y el "espíritu cansado" de los deportes minoritarios

La inquietud del bádminton ante un futuro incierto

El Kodokan (judo), cuna de campeones en un tiempo complejo

La dura realidad del tenis de mesa

El rugby y el "apretarse el cinturón" en tiempos de pandemia

El hockey ante la necesidad de subsistir

El béisbol, un deporte con historia en Benamejí

Etiquetas
Publicado el
23 de agosto de 2020 - 08:10 h