El Ángel Ximénez se reivindica en Asobal

.

En las dificultades surgen los momentos más épicos. De la aparente debilidad puede brotar un rendimiento inaudito. Aprender a crecer, adaptarse a las circunstancias y soñar. Esa es la mentalidad que caracteriza a día de hoy al BM Ángel Ximénez de Puente Genil, el cual está logrando protagonizar un inicio de curso sobresaliente en la Liga Asobal. Una entidad experimentada y que acumula ya hasta ocho cursos consecutivos en la máxima categoría del balonmano nacional, y que ahora busca dar otro salto en su historia. En efecto, el cuadro pontano quiere aprovechar la igualdad que ha ocasionado la crisis sanitaria -y por ende económica- para consolidarse por derecho propio ente los mejores equipos del país. Hasta la fecha, su balance es notable, el mejor de su historia en dicha competición, por lo que la motivación en la localidad, pese las dificultades y limitaciones, se ha disparado a su enésima potencia.

Pero no está siendo nada fácil. De hecho, el Ángel Ximénez está tratando de amoldarse lo mejor que puede a la situación general, después de haber tenido que variar su planificación en varias ocasiones en lo que va de curso debido al Covid-19. Además, la pandemia también ha obligado a su técnico, Paco Bustos, a mantenerse alejado de las canchas durante varias jornadas. Con todo, lo cierto es que los números hablando por sí mismos, y el club puede presumir de una racha muy positiva. Así, a día de hoy, el plantel marcha en séptima posición con once puntos, después de un balance de cinco triunfos, un empate y cinco derrotas. Eso sí, cabe recordar que tiene dos choques aplazados, y que está a solo tres puntos del tercer clasificado, que en su caso tiene un partido más por disputar que los pontanos.

Fue en la 2013-14 cuando el Ángel Ximénez afrontó una etapa muy ambiciosa en su historia con su promoción a Asobal, y desde entonces se ha mantenido hasta ocho cursos seguidos en la élite, acumulando hitos muy sustanciales como su clasificación para la Final Four de la Copa del Rey. Sin embargo, a nivel del torneo puramente doméstico, la estadística habla de forma muy favorable para el equipo cordobés. En efecto, dichos once puntos cosechados implican su mejor arranque de temporada después de once partidos jugados, tal y como reflejó en sus redes sociales el periodista pontano José Manuel Cabezas.

De este modo, la 2020-21 marcha sobre ruedas para los de Paco Bustos, que tenían previamente como máxima un botín de nueve puntos sumados en tantos encuentros, cifra que se alcanzó en la 2016-17. Por su parte, en la 2015-16, 2017-18 y 2018-19 alcanzó los ocho puntos; en la 2019-20 los siete; y en la 2013-14 y 2014-15 fue cuando menos logró puntar, con apenas seis tantos en su casillero. 

Etiquetas
stats