El Ángel Ximénez y el Adesal no ven el premio merecido

Lance de un partido del Ángel Ximénez Puente Genil.
Los pontaneses pierden su partido en Guadalajara (31-26) tras una discutida labor arbitral, mientras que las chicas ceden ante el Kukullaga (26-25)

El balonmano de élite cordobés vivió una jornada aciaga. Y no porque sus principales representantes lo hicieran mal, sino por la dureza de unos marcadores que por su desempeño no merecieron. En la Liga Asobal, el Ángel Ximénez visitaba el pabellón David Santamaría de Guadalajara, donde le esperaba un conjunto anfitrión al que sometió durante buena parte del encuentro. Sin embargo, una polémica labor de los árbitros condicionó el desarrollo del partido y terminó cerrando las puertas de la victoria en la cara de los pontanos. Las chicas del Adesal, por su parte, se dejaron la piel en su visita al Kukullaga. Fueron por delante en el marcador durante buena parte del encuentro, pero en los instantes finales terminaron cediendo por un solo punto.

Los hombres de Antonio Ortiz vivieron una jornada amarga en Guadalajara. Estuvieron compitiendo durante la primera parte con buen nivel y llegaron al descanso con ventaja 12-13. Esa renta la mantuvieron hasta mediados del periodo, cuando entró en escena un dúo arbitral que tuvo una polémica actuación. En el minuto 35 descalificaron con roja directa a Demovic, uno de los baluartes pontanos, y después hicieron lo mismo con Juande Linares. El desconcierto lo aprovechó el Quabit Guadalajara para marcharse en el marcador y de 19-19 se pasó a 29-23. Poco hubo que hacer entonces. El 31-26 definitivo dejó un mal sabor de boca.

También fue amarga la sensación para el Adesal Córdoba, representante en la División de Honor Femenina. El equipo de Rafa Moreno, sin la dominicana Yacaira Tejada, visitaba a un adversario directo en la pugna por la permanencia, un Kukullaga que solamente había sumado un punto. Pudieron las de La Fuensanta llevarse el triunfo, pues durante casi todo el partido estuvieron por delante de la formación bilbaína. Salieron fuerte (1-3) y llegaron al descanso con 11-13 a su favor. Se las prometían felices con el liderazgo ofensivo de Leire. Sin embargo, las locales apretaron después del descanso y llegaron a empartar (19-19). El partido fue ya una ruleta rusa y el Kukullaga estuvo más certero en las posesiones decisivas. De un 23-24 a falta de cinco minutos se pasó al 26-25 final. Toda una decepción para un Adesal que tendrá que seguir trabajando duro para cimentar su permanencia en la máxima categoría.

Etiquetas
stats