Alberto del Moral logra lo que nadie desde Fran Cruz

Alberto del Moral celebra su primer gol con el Córdoba.

Siete años es el período transcurrido. A medio camino casi entre el lustro y la década, es esto. No es poco tiempo por mucho que lo pueda parecer. Menos si cabe cuando el ámbito sobre el que se sitúa el foco es el fútbol. Porque en el deporte rey, como suele ser llamado, todo es veloz y la memoria, efímera. En cualquier caso, siete son los años de diferencia entre uno y otro hecho. Bueno, entre dos momentos en que se repitiera una misma circunstancia. Como protagonistas aparecen Fran Cruz y, especialmente, Alberto del Moral. La razón es sencilla: el segundo logra lo que nadie desde que sí lo hiciera el primero. Resumen: el mediocentro obtiene ficha con el Córdoba en medio de la temporada en curso. Y es el primero en conseguirlo precisamente desde el central, hermano para quien no lo recuerde de Bernardo -uno de los referentes del conjunto blanquiverde-.

La decisión, adoptada en la tarde del lunes, no sorprende ni resulta extraña. Tampoco genera la más mínima, al menos a simple vista, controversia en el entorno. El motivo es sencillo: el centrocampista se ha destapado esta campaña como un valor de futuro que cuidar. Más que esto incluso, es un talento en expansión pero como realidad en el presente. Sólo hace falta revisar -o recordar pues probablemente todo el mundo tenga pleno conocimiento- sus números en lo que va de temporada. El futbolista natural de Villacañas, en la provincia de Toledo, se estrenó en Segunda B en la primera jornada del campeonato. Desde entonces, no sólo ha gozado de la confianza del entrenador de turno, primero Juan Sabas y después Pablo Alfaro, sino que se ha hecho con una plaza fija en el once. Aun cuando otros jugadores partían, como es lógico por estatus, con mucha más ventaja.

El jovencísimo centrocampista, de apenas 20 años, ha disputado hasta la fecha diez de la docena de encuentros del Grupo IV-B encarados por el cuadro califal. También ha intervenido en los tres choques del Córdoba en Copa del Rey, todos ante rivales de superior categoría. Y lo más importante: en todos ellos ha sido titular, una condición que ha reforzado tras el relevo en el banquillo. Por cierto, sabe además lo que es ver puerta con el primer equipo. De ahí que resulte totalmente lógica la medida al cierre de este mercado de invierno de otorgarle licencia de la plantilla principal. Sobre todo con la salida de dos jugadores de rango sub 23. Uno de ellos, a todo esto, es uno de los futbolistas a los que adelantara por la derecha, como indica la expresión: Sidoel. Pues bien, lo cierto es que su éxito es insólito desde el curso 2013-14.

Fue en enero de 2014, en efecto, cuando la entidad tuvo a bien premiar a uno de sus mayores referentes de la cantera de la época. Éste era Fran Cruz, que arrancó aquella campaña como integrante de facto del primer equipo, al igual que su hermano menor, Bernardo, pero con ficha del segundo. Como dato curioso, durante los primeros meses de competición el zaguero pisó el césped con el número 28 a la espalda. Sí, éste es el dorsal que ha lucido hasta ahora Alberto del Moral. Por tanto, la coincidencia, que es más causalidad compartida que casualidad y ya, va más allá si cabe. De vuelta a la consecución de tal mérito por parte del central, éste se produjo después de la salida de Armando. El defensa relevó al que hasta ese momento había sido su compañero en el vestuario a las órdenes de Pablo Villa.

También en el caso de Fran Cruz la decisión no dejaba lugar a la duda, ya que había participado en los 17 partidos ligueros que se dieron entre agosto y diciembre. Al igual que Alberto del Moral, más incluso por muy poco, era pieza fija en el cuadro califal. Su rol de futbolista importante lo mantuvo después, si bien con una pérdida de presencia. Aun así, el campeonato regular en Segunda A lo cerró con 29 choques. Acerca de los dorsales, no existe uno nuevo compartido también por los dos futbolistas pero casi. El centrocampista, flamante miembro de pleno derecho del plantel principal del Córdoba, cuenta a partir de ahora con el 6. En este caso, la diferencia no anecdótica se marca en la ampliación de contrato con mejora de condiciones. Al zaguero le tocó esperar al verano siguiente, tras el histórico retorno del club a Primera tras 42 años. Tampoco le supuso la continuidad en el conjunto blanquiverde: salió cedido al Alcorcón. Mientras, el toledano ya ha cerrado el blindaje de su vinculación al tiempo que ha dado el salto definitivo en lo que suele denominarse promoción interna.

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2021 - 05:45 h
stats