Abierto hueco, llega la hora de actuar

Miguel Valenzuela y Juanito, en la Ciudad Deportiva | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Agosto se vislumbra en un horizonte ya muy cercano. Sólo unos días restan para que dé inicio el octavo mes del año, que normalmente es el del final de la preparación de la nueva temporada y el comienzo de ésta. Diferente es la situación esta vez con motivo de la pandemia de Covid-19, que supusiera diversos cambios en el fútbol español. En este sentido se encuentra el atraso en las fechas de la 2020-21, una campaña a la que mira el Córdoba con el deseo de alcanzar de nuevo el fútbol profesional. Pero antes, eso sí, ha de tomar firmeza jurídica la adquisición de la unidad productiva del club por parte de Infinity y tiene que confirmarse su inscripción, a través de Unión Futbolística Cordobesa (UFC), en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Lo cierto es que mientras esto se produce la entidad mantiene la normalidad en su trabajo, que efectúa con calma en lo que a la planificación deportiva se refiere. Con todo, la conclusión del play off a Segunda A este fin de semana debe marcar, en teoría, un punto de inflexión.

Días atrás fue Javier González Calvo, máximo mandatario blanquiverde, quien reiteró que no corren prisa los fichajes. Sin embargo, el regreso del equipo está cada vez más próximo y la plantilla todavía está lejos de configurarse. Respecto de este asunto, dos detalles resultan significativos en esta ocasión. El primero es el mencionado cierre de la promoción exprés de Segunda B este domingo, más que nada porque desde el club se insistió en todo momento que esta competición reunía la mayor parte de jugadores que interesan de cara a realizar contrataciones. Por otro lado está el hecho de que el conjunto califal cuenta ya con cierto margen de maniobra para incorporar futbolistas de más de 23 años. Más que nada porque con las salidas de Zelu y Sebas Moyano, de las que sólo existe anuncio sobre el primero, son 13 las licencias de mayores de sub 23 que tiene ocupadas el Córdoba. Añade por ahora otras dos de menores.

En total, el conjunto blanquiverde tiene actualmente 15 jugadores en nómina. De ellos, sólo Edu Frías y Darren Sidoel, el primer fichaje para la próxima temporada, tienen el rango de sub 23. Ya se sabe que en Segunda B existe limitación de fichas de carácter superior en edad, la cual es de 16. Dicho de otro modo, tiene tres licencias libres para intervenir en el mercado con futbolistas teóricamente más contrastados por su grado de madurez o veteranía. Es en esta línea en la que, en principio, se va a mover torno a los equipos que disputaron el play off exprés a Segunda A. Un campo de actuación éste que termina de abrirse definitivamente el lunes, toda vez que se conozcan los dos últimos nombres de los conjuntos que ascienden.

Por tanto, la dirección general deportiva tiene más que avanzada la operación salida casi sin esfuerzo. En este plano es necesario recordar que se contabilizan como bajas también las de Raúl Cámara y Fernando Román. El lateral cuelga las botas para pasar a la secretaría técnica, asunto acordado pero del que tampoco hay oficialidad, a la vez que el central, como ya se conocía, va a continuar en el Marbella en calidad de cedido. Con todo, según los planes de Miguel Valenzuela y Juan Gutiérrez Juanito, todavía se requieren en torno a dos despedidas más. Una de ellas está por confirmarse y es la de Víctor Ruiz, que como informó este periódico en su día está en la lista casi desde el primer momento. El adiós del malagueño debe rubricarse tras acuerdo de rescisión, como es lógico.

Etiquetas
stats